Despliega el menú
Huesca

SD HUESCA

El regreso de Roberto al Huesca gana enteros

El delantero madrileño quiere volver y el club azulgrana estaría dispuesto a repescarlo, aunque todavía le resta un año de contrato en el Nástic.

Roberto saluda a la afición del Huesca en el partido que disputó esta temporada con el Nástic en El Alcoraz.
El regreso de Roberto al Huesca gana enteros
JAVIER BLASCO

El ex delantero del Huesca Roberto García, que esta campaña ha militado en el Gimnastic de Tarragona, podría regresar la próxima temporada al Huesca. Esta posibilidad, que se viene manejando desde hace algún tiempo entre bastidores, cobra más visos a raíz de la renovación en el banquillo catalán de Luis César, técnico que sustituyó a César Ferrando y que no ha contado en exceso con el ariete madrileño.

No hay nada hecho. Por el momento es una opción que tiene cierta solidez en virtud de una serie de argumentos. Pero también hay algún obstáculo, como es el hecho de que Roberto tiene un año de contrato todavía con el Nástic.

A favor de su repesca rema sobre todo el deseo del futbolista de regresar a la que fue su casa durante cuatro años y al equipo en el que cuajó su aplomo como jugador profesional. Una veintena de goles en Segunda B y una docena en la categoría de plata son el aval de su crecimiento.

Otra circunstancia de peso para que su vuelta pueda fraguarse es que goza del beneplácito de la dirección deportiva. La marcha de Roberto se produjo por una serie de circunstancias, entre ellas la económica según se desprendió de las declaraciones de unos y otros, pero la atmósfera que la rodeó no fue de enfrentamiento entre las partes. Dicho de otro modo, que igual que hay jugadores que se han ido que difícilmente podrían volver por las formas que acompañaron su marcha, el caso de Roberto no se encuentra entre estos.

Ni que decir tiene que para la afición del Huesca sería un aliciente el regreso de un jugador muy querido, al que en cierta medida se convirtió en símbolo del ascenso por aquel gol en Écija el 15 de junio de 2008, cuando se certificó el regreso a Segunda División medio siglo después.

Un año irregular

La temporada de Roberto en el Nástic ha estado por debajo de sus expectativas y de las del club tarraconense, a pesar de los 32 encuentros en los que ha participado. El delantero empezó muy bien, con tres goles en las primeras jornadas -uno de ellos al Huesca en El Alcoraz- y el reconocimiento de la prensa local, pero ha concluido con tan solo una diana más en su casillero, la que sirvió para certificar la permanencia ante el Elche.

Los máximos artilleros de su escuadra han sido Morán y Campano, con siete tantos, seguidos de José Mari, con seis, y de los arietes Roberto y Rubén Navarro, ambos con cuatro.

Con César Ferrando disfrutó de mayor confianza que con Luis César, si bien el primero lo ubicó en muchos partidos por detrás del nueve de referencia, una posición que nunca ha terminado de ser del agrado de un rematador nato como es el de Hortaleza, por mucho que tenga una buena movilidad y caiga bien a las bandas.

Habrá que esperar a las próximas fechas para conocer la viabilidad de esta operación: saber la posición del Nástic respecto al futbolista, certificar su deseo de volver a la capital oscense y comprobar si hay entendimiento para que encaje en el tercer proyecto del Huesca en la elite de plata. Son diversos condicionantes, pero en ningún caso parecen trabas.

Etiquetas