Despliega el menú
Huesca

SUCESOS

Un incendio en la cocina de un bar de Huesca obliga a desalojar a los vecinos de un edificio

Solo hubo daños materiales y los afectados pudieron volver a sus casas una hora despuésEl fuego comenzó poco antes del mediodía, en el horno, y se propagó por la terraza que da al patio interior.

La cocina del bar se encuentra en el patio interior al que salieron los vecinos para ver los daños.
Un incendio en la cocina de un bar de Huesca obliga a desalojar a los vecinos de un edificio
E. PUéRTOLAS

Un incendio ocurrido ayer a mediodía en un bar de la plaza de Cervantes, en el centro de Huesca, obligó a desalojar un bloque de pisos, otro bar y una tienda de fotocopias y a mantener cerrada la zona por riesgo de explosión. También salieron de sus viviendas los vecinos de los bloques colindantes. Afortunadamente, solo se produjeron daños materiales y todos pudieron volver a sus casas hacia las 13.00, aunque el bar quedó cerrado.

El fuego comenzó a las 11.50 en la cocina del establecimiento, en la planta calle del número 6 de la plaza, un bloque con cinco plantas. Se hallaban en el local los dueños, una pareja de nacionalidad china, y algún cliente. El propietario estaba en la cocina y, en un primer momento, un joven que había ido a por tabaco, intentó atajar las llamas con el extintor del bar, pero al ver que no era posible salieron a la calle. La cocina de El Puerto está en el altillo que da al patio interior y estaba cerrado con uralitas y cristales. Desde ahí las llamas llegaron a la altura del segundo piso y el humo se veía desde distintos puntos de la ciudad.

Auxiliadora Jaime, que vive en el 4º derecha, llamó al 112 al ver "que el humo se volvía negro". Algunos ya habían comenzado a salir cuando llegaron los bomberos, que tras comprobar las dimensiones del fuego desalojaron los ocho pisos del bloque. Daniel Gallardo, cabo de Bomberos, explicó que el origen del incendio estaba en la cocina y que se propagó a la terraza. La combustión reventó varias ventanas y persianas.

Gallardo comentó que el desalojo de los vecinos fue muy rápido. Se avisaron unos a otros. Mª Luisa Calví tiene 83 años y vive en el ático izquierda. Estaba desayunando en la terraza y hablando con una amiga cuando oyó sirenas. " Le decía que parecía que había una manifestación cuando me ha llamado mi hija para decirme que había fuego y al abrir la puerta me he topado con un bombero", dijo. "Había unas llamas horribles, como una lumbre de invierno", añadió.

Mientras los bomberos luchaban contra el fuego, la Policía Local acordonó la zona por la toxicidad del humo (monóxido de carbono) y el riesgo de que las llamas alcanzaran las tuberías del gas. Hubo que localizar las llaves de paso y cortar las conexiones.

Bajo los porches de la plaza se vivieron momentos de nerviosismo y desconcierto. Mariano Castell, vecino del cuarto derecha, comentó con preocupación que si el fuego hubiera llegado a las calderas del bloque, en el hueco entre las terrazas del principal, "se hubiera montado la mundial".

Los vecinos de los portales 7 y 8, aunque no fueron desalojados, también salieron a la calle. Victoria, de 81 años, vive en el segundo del número 8. Su marido estaba en el huerto y recibió la llamada de Josan, un vecino, para comunicarle lo que pasaba y decirle que iba a sacar a la mujer. Victoria, con movilidad reducida, pudo abrir la puerta. Durante un buen rato esperó sentada en las escaleras del edificio del Gobierno de Aragón.

En el lugar de los hechos se personaron también efectivos de la Policía Nacional, pero uno de los vecinos echó en falta la presencia de sanitarios "para atender a las personas mayores".

Etiquetas