Despliega el menú
Huesca

PARQUE TECNOLÓGICO

De Walqa a Valdespartera, por la primera 'autopista' de hidrógeno

El Parque Tecnológico cuenta con una hidrogenera que se sumará a la de la Expo. El expendedor se inaugura la semana próxima para que los coches eléctricos puedan repostar en las dos ciudades.

Leire Romero, responsable de I+D de la Fundación, en el expendedor de combustible.
De Walqa a Valdespartera, por la primera 'autopista' de hidrógeno
RAFAEL GOBANTES

La Fundación del Hidrógeno, que trabaja en el Parque Tecnológico Walqa desde hace seis años, ha dado un paso más en la aplicación de esta fuente de energía limpia al transporte. Sus investigadores han construido una hidrogenera, una estación de servicio dispensadora de hidrógeno, que será una de las pocas de España y la segunda de Aragón, ya que existe otra en Valdespartera (Zaragoza) abierta para la Expo de 2008.

De esta forma, los vehículos eléctricos que lleven pilas de hidrógeno podrán circular entre las dos ciudades con total garantía de suministro. Con solo cinco minutos de repostaje, alcanzan una autonomía de hasta 400 kilómetros, explica Leire Romero, responsable de I+D de la Fundación, entidad impulsada por el Gobierno de Aragón en colaboración con empresas privadas para la investigación de esta energía no contaminante.

El consejero de Industria, Arturo Aliaga, afirma que gracias a esta hidrogenera Aragón tendrá la primera 'autopista' de hidrógeno de España, ya que en ningún otro lugar del país hay dos puntos de abastecimiento para conectar ciudades con estos vehículos. Está previsto que se inaugure oficialmente la semana próxima.

En el exterior de la sede de la Fundación solo es visible el expendedor, pero dentro están las tripas de una compleja instalación encargada de transformar en hidrógeno almacenable en pilas la energía eléctrica obtenida de las placas solares y de los aerogeneradores del parque. El dispensador, similar a una gasolinera convencional, dispone de dos tomas de distinto tamaño, una para autobuses y otra para coches.

El proyecto tiene vocación de "permanencia", asegura el director de la Fundación, Luis Correas. El objetivo es "crear infraestructura" para estos vehículos del futuro. En Madrid y Barcelona se construyeron dos, desarrolladas por las empresas de transporte urbano, pero solo funcionaron mientras se llevaban a cabo los proyectos demostrativos. "En países como Alemania y Canadá actualmente ya se está planteando crear redes de suministro para que los vehículos puedan empezar a moverse con más autonomía", señala Correas, quien dice que "es el momento de que vayan por delante las infraestructuras, los vehículos ya vendrán".

La hidrogenera también será muy útil para el proyecto Life+Zero+Hytechpark, que prevé poner en circulación dos vehículos en Walqa, dentro de un plan europeo más amplio de sostenibilidad energética en los parques tecnólógicos. "Serán los primeros usuarios asiduos", indica Correas. Para ello se utilizarán dos vehículos eléctricos de una autonomía limitada, que se podrá aumentar con el expendedor de hidrógeno.

Más autonomía

Actualmente, la mayoría de los modelos que se están intentando introducir en el mercado se recargan a través de tomas de corriente. En opinión del director de la Fundación, "todo indica que la siguiente generación de vehículos eléctricos, digamos que mejorados, serán de pila de combustible con hidrógeno y superarán las limitaciones de tiempo de autonomía y de recarga".

La hidrogenera también servirá para que los investigadores y las empresas que han colaborado en la construcción se familiaricen con la tecnología. "Perseguimos tanto desarrollarla como conocerla, y hacer proyectos demostrativos. Si no hay unas fuentes de suministro nunca se va a desarrollar una flota. Era importante tener una hidrogenera en Zaragoza y otra en Huesca para permitir movilidad", explica la responsable de I+D de la fundación.

En España apenas hay iniciativas similares. Las hidrogeneras de Madrid y Barcelona no funcionan, aunque sí hay un proyecto bastante avanzado en Sevilla. La de Valdespartera sigue operativa, aunque ahora mismo no tenga una explotación definida. Es propiedad de Expo Agua, pero el departamento de Industria de la DGA está negociando el traspaso, ya que de hecho el mantenimiento lo realiza la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno.

En Ranillas

Fue construida para abastecer a los vehículos de hidrógeno de la Expo. En 2008 circularon por Ranillas un autobús y tres minibuses y había una pequeña flota de escúteres y bicicletas. También en Walqa hay dos prototipos de kart, que pueden alcanzar los 135 kilómetros/hora, y un parque de 20 bicicletas. Y todos los fabricantes de coches tienen sus propios prototipos, con los que hacen experiencias demostrativas, explica Leire Romero.

La construcción de la moderna estación de servicio en Huesca ha implicado a numerosas empresas, como Idom, Maitel, Gala Sol o Lapesa, algunos de los más de 60 patronos de la Fundación. Se ha financiado con fondos autonómicos y del plan de I+D+I del Gobierno central, y para su explotación cuenta con dinero de la Unión Europea.

Etiquetas