Despliega el menú
Huesca

CINE Y GASTRONOMÍA

La película 'Estómago' dio paso a una cena que recorrió las cocinas brasileña e italiana

El restaurante Las Torres preparó un menú inspirado en la cinta de Marcos Jorge y compuesto por nueve platosMartínez Urtasun, que ha cogido el relevo de Alberto Sánchez, mantendrá el espíritu de esta sección en la que "la fórmula funciona".

Fotograma de 'Estómago', la película de Marcos Jorge, que se proyectó en 'Cine y Gastronomía'.
La película 'Estómago' dio paso a una cena que recorrió las cocinas brasileña e italiana
HERALDO

El Festival de Huesca vivió ayer su noche más sabrosa. Aquella en la que se funden cultura y placer para configurar una de las secciones más exitosas: cine y gastronomía, que este año ha girado en torno a la película 'Estómago', del brasileño Marcos Jorge. La proyección y una cena compuesta por un menú inspirado en la cinta compusieron una velada inolvidable que tuvo su momento de especial emoción cuando se recordó a Alberto Sánchez Millán, miembro del comité de dirección del Festival y creador y alma de esta sección hasta su fallecimiento hace unos meses.

José Miguel Martínez Urtasun, director de la revista Gastro Aragón ha recogido gustoso el testigo de Alberto y ha sido el responsable de preparar este año la sección. Y lo ha hecho manteniendo la misma fórmula "que tan bien funciona". Así Martínez Urtasun ha elegido una película "de las últimas hornadas y centrada en la gastronomía", la brasileña 'Estómago', rodada en 2007 "que es una buena película y es nuclear en el hecho de la gastronomía".

La película

'Estómago' gira en torno a Raimundo Nonato, un hombre que llega a una gran ciudad brasileña con la esperanza de conseguir una vida que le permita, en el mismo día, comer y cenar. Consigue trabajo en un bar y allí descubre su talento innato para la cocina logrando transformar el lugar en un local de éxito. Giovanni, dueño de un conocido restaurante italiano, intuye sus dotes de cocinero y le contrata como ayudante de cocina. Así se inicia para Nonato el descubrimiento de la cocina italiana, de las recetas, los sabores y, cómo no, del vino. La vida de Nonato cambia y empieza a afirmarse socialmente: una casa, ropa, nuevas relaciones y, sobre todo, el amor de una mujer, Iria, una prostituta de buen apetito, con la que establece un ancestral intercambio de sexo por comida.

Martínez Urtasun comentó que en esta película el personaje nos sitúa en "tres ámbitos gastronómicos diferentes que se reproducen en la cena: la cocina popular brasileña, la italiana y la cocina de rancho carcelaria". "En el bar en el que trabaja primero encontramos un ejemplo de gastronomía popular de tasca de barrio. Lo que se convierte en la cena en unos aperitivos. Su llegada al restaurante italiano supone la presencia en la cena de un plato típico italiano como son los macarrones. Y, por último, el paso del protagonista por la cárcel dónde y hace cocina carcelaria de rancho y hasta un festín con cochinillo.

El restaurante Las Torres, que un año más volvió a agotar las plazas disponibles, elaboró un menú compuesto por nueve platos que se abrió con empanadillas de carne, cosiña picante, guisado de gallina con arroz y leche de coco, 'or-migas-sésamo blanco' y estofado de ternera con papas y romero. La segunda parte comenzó con el carpaccio de ternera al estilo de Nonato Navajas, macarrones a la putanesca, pescado asado (corvina) con brócoli y papas y cochinillo, judías verdes y zanahoria. El postre 'Anita-Garibaldi', a base de guayaba y miel y todo ello regado con vino italiano y una copa de Cachaça, traída de Brasil.

El equipo de Las Torres, comandado por Rafa Abadía, volvió a apuntarse otro éxito. No solo el menú hizo las delicias de los 70 comensales que pudieron acceder (otros muchos no tuvieron plaza) sino también la ambientación y decoración de las mesas en las que no faltaron guiños al protagonista de la cinta, como los grandes ramos de romero y los centros de frutas, especias y flores.

Etiquetas