Despliega el menú
Huesca

CINE

"Viví a Buñuel como familia y lo necesito como familia"

Ángela Molina recogió ayer el galardón de la 38 edición del Festival de Cine de Huesca.La actriz acaricia la idea de dirigir una película, si le llega la historia que necesita.

Ángela Molina, ayer en el Festival de Huesca, horas antes de recibir el premio 'Luis Buñuel'
"Viví a Buñuel como familia y lo necesito como familia"
JAVIER BLASCO

Simpática, dulce, cálida, cercana... Así se mostró ayer Ángela Molina en su primera aparición pública en Huesca horas antes de recoger el premio Luis Buñuel, que le entregó el realizador Bigas Luna en nombre del Festival de Cine como reconocimiento a su larga y exitosa carrera cinematográfica.

"Es una inmensa alegría, un honor, un placer y un privilegio recibir este premio que supone recordar la memoria del gran Luis Buñuel, que me dio tantas alegrías y con el que he compartido y sigo compartiendo tanto", dijo emocionada la actriz. A su homenaje, celebrado en la sesión de noche en el Teatro Olimpia asistieron su hermano el actor Miguel Molina y algunos de sus más entrañables amigos, como el intérprete Vladimir Cruz o la directora María Ripoll y numeroso público.

Ángela Molina habló de Buñuel con verdadero cariño y veneración "lo que hizo conmigo no lo sé, pero guardo un recuerdo muy potente y muy real del rodaje de 'Ese oscuro objeto del deseo". Aludió a la "fuerza de su presencia, su generosidad y delicadeza que hacían que cualquiera gozara a su alrededor". "Él vivía la vida con una intensidad colosal. Era muy divertido y muy serio. Tenía una personalidad desbordante, muy activa, enseñaba siempre. Es un ser que viví como familia y al que necesito como familia", dijo. Y destacó lo mucho que aprendió y sigue aprendiendo de él.

La actriz confesó que el verano pasado "por primera vez en mi vida acaricié la idea de dirigir una película". Explicó que fue durante el rodaje de 'Amor amargo' en la isla italiana de Salina al preparar las escenas con el joven actor novel que interpretaba el papel de su hijo. "Si me llega la historia que necesito contar, me gustaría mucho hacerlo".

La actriz, que trabaja con asiduidad en otros países, como Italia o Francia, dijo mantener "una sana relación con el cine español. Cuando hay algo bueno, lo hago y si no hay nada y me llaman de otro lugar, voy a otro lugar. En su comparecencia ante periodistas y estudiantes universitarios la actriz aseguró que recuerda "a cada director con el que he trabajado y puedo decir que todos me han dado lo que he necesitado en cada momento" y expresó su deseo de volver a encontrarlos en algún momento. Citó a algunos de ellos como Buñuel, Gutiérrez Aragón, Tornatore, los Taviani, Chávarri, Bigas Luna o Wertmuller para comentar que "todos forman parte de mi memoria".

En cuanto a los proyectos, Ángela Molina señaló el próximo rodaje de dos películas en Roma "ambientadas muy alejadas en el tiempo, una en el medievo y otra en el siglo XVIII" en las que interpreta el papel de dos madres de fuerte personalidad que se enfrentan a situaciones difíciles, como la eutanasia. Añadió que también grabará nuevos capítulos de la serie de televisión Gran Reserva, que ha tenido buena acogida del público.

Homenaje

El Festival vive un intenso fin de semana. Si ayer la presencia de la actriz madrileña copó la atención, hoy el protagonismo recae sobre el que fuera uno de los miembros del comité de dirección del Festival Alberto Sánchez Millán, fallecido recientemente y a cuya memoria se tributará hoy un homenaje en el Museo de Huesca durante el cual el Gobierno de Aragón le dedicará un distinción póstuma que recogerá su hermano y se inaugurará una exposición con su obra fotográfica y cinematográfica. Para recordar su faceta de crítico habrá una mesa redonda 'La crítica en la era de las nuevas tecnologías'.

Etiquetas