Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

NO HABRÁ ORDENADORES

El instituto Pirámide también decide plantar a Educación y rechaza el programa Escuela 2.0

El claustro del centro tomó ayer la medida después de conocer que el Ramón y Cajal tampoco quiere dar ordenadores a los niños.

A las puertas del IES Pirámide, que rechaza el plan 'Escuela 2.0'.
El instituto Pirámide también decide plantar a Educación y rechaza el programa Escuela 2.0
R. G.

Huesca fue una de las provincias pioneras en la implantación de los ordenadores en las aulas y también lo es en plantar a Educación. Otro instituto más de la capital, el Pirámide, se niega a poner en marcha el programa educativo Escuela 2.0, un plan que dota a los centros de diversas herramientas tecnológicas como pantallas digitales, cañones, ordenadores para los profesores y mini portátiles para cada uno de los alumnos de 1º de la ESO. La decisión la comunicarán hoy por la mañana a la dirección provincial, pero a diferencia del IES Ramón y Cajal que alegó motivos pedagógicos, de austeridad y solidaridad, este centro prefirió guardar silencio.

Tras más de dos horas de intenso debate, el Consejo Escolar del IES Pirámide decidió ayer no implantar el próximo curso el programa digitalización de las aulas Escuela 2.0. Con anterioridad, el claustro de profesores, también por mayoría, decidió decir no al plan que promueve la consejería de Educación y que costea al 50% con el Ministerio. Nada quisieron revelar acerca del motivo que les han llevado a tomar esta decisión y tan solo comentaron, algunos de los miembros del consejo, que el debate había sido intenso tanto en dicha reunión como en la anterior con los profesores, en la que al menos 35 docentes expusieron razones tanto para apoyar como para rechazar el plan. Que el coste de mantenimiento del material corre a cargo del centro o que si no llega a determinados programas con alumnos con problemas educativos fueron algunos aspectos que se debatieron.

Con este instituto ya son dos los centros de la capital altoaragonesa que rechazan el proyecto de digitalización de las aulas, los primeros en Aragón. Los otros institutos de la ciudad si lo implantarán. En el IES Sierra de Guara se votó ayer la decisión y, según aseguró el director del mismo, Antonio Santolaria, el debate fue "intenso y largo" con posiciones tanto a favor como en contra, pero finalmente, con una "mayoría holgada" ganó la adhesión a Escuela 2.0. El cuarto instituto, el Lucas Mallada, ni siquiera lo ha votado ya que este curso, de forma experimental, ya se estaba desarrollando.

Por su parte, Educación, a la que le será comunicada hoy la decisión del IES Pirámide ya que el Consejo Escolar finalizó a las 21 horas, insistió al mediodía que los tablecs PC, que están instaurados en el 98% de los colegios de Primaria de Huesca, "funcionan y toda la comunidad educativa está contenta". Alumnos de algunos de estos colegios, como el del Parque y el Juan XXIII de Huesca que están adscritos al IES Ramón y Cajal, se quedarán el próximo año sin aula digital. Por eso el director provincial, Guillermo Iturbe, comentó que él respeta la opinión del centro, pero que confía en que se lo replanteen.

FAPAR lamenta la decisión

Desde la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPAR) lamentaron ayer, antes de conocerse la votación del IES Pirámide, la decisión del Ramón y Cajal. "Supondrá para muchos niños la pérdida de la continuidad del programa que han venido desarrollando en Primaria". Aseguran que el programa Escuela 2.0 "no es la solución a todos los problemas de Educación, pero contribuye de forma notable para aproximarnos a la Escuela del siglo XXI". E insisten en que en tiempo de crisis "hay que priorizar los gastos", pero que no es la "panacea" la eliminación de programas educativos.

Sin embargo, el presidente de la APA del Parque, colegio adscrito al Ramón y Cajal, apoyó la decisión. "Hay que darles un voto de confianza a los profesionales. Son ellos quienes trabajan con los niños y si piensan que no es necesario lo hacen de buena voluntad, buscando lo mejor para los alumnos", concluyó.

Etiquetas