Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

Un incendio quema cinco hectáreas junto a la ermita de Sariñena

El fuego preocupaba por su cercanía al casco urbano y al templo, ya que el viento propagó las llamas rápidamente.

En la extinción participó un helicóptero. En la foto se ve cómo las llamas se acercan a la ermita.
Un incendio quema cinco hectáreas junto a la ermita de Sariñena
P. PUéRTOLAS

Alrededor de 5 hectáreas de monte bajo y cañas ardieron ayer en las inmediaciones de la ermita de Santiago, dentro del término municipal de Sariñena. El incendio, que se declaró sobre las cinco de la tarde, se inició a unos 500 metros del casco urbano e, incluso, afectó a una de las laderas sobre las que se sitúa el propio templo.

Aunque la situación resultó "preocupante", especialmente, como consecuencia de la acción del viento, el fuego quedó controlado en alrededor de dos horas y ninguna construcción cercana sufrió daños.

En este sentido, la alcaldesa de la localidad, Lorena Canales, declaró que resultó vital la "rápida" intervención del helicóptero del 112, ya que "al principio, el viento soplaba con fuerza y nos preocupaba la propagación de las llamas debido a la cercanía de la ermita y de la propia población". "En realidad, las llamas han comenzado en un lugar muy localizado y si el viento hubiera sido menor o inexistente lo hubiéramos podido controlar con nuestros propios medios. Sin embargo, las rachas eran fuertes y nos hemos llevado un buen susto", aseguraba la primera edil.

En concreto, el incendio se inició por causas desconocidas en una de las márgenes del río Alcanadre y, como consecuencia de la acción del viento, se extendió a la otra orilla afectando a dos colinas diferentes, entre ellas, la ladera en la que se sitúa la ermita de Santiago. En esta zona, ardieron 3 de las 5 hectáreas arrasadas.

En las labores de extinción, además del helicóptero del 112, que resultó vital en la operación, participaron los bomberos de Sariñena, que aportaron dos camiones de extinción y que fueron los primeros en llegar al incendio. A ellos, se sumaron dos retenes del departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, que operan en la comarca de Los Monegros y que estaban integrados cada uno de ellos por cinco peones y un forestal.

A excepción del helicóptero, que abandonó la zona al controlarse el incendio, todos ellos continuaban a última hora de ayer trabajando en las labores de extinción, especialmente, en la zona más próxima a la orilla del río Alcanadre.

Al parecer y según explicó la alcaldesa, fueron los propios vecinos de Sariñena los que dieron la voz de alarma, ya que algunos de ellos se habían reunido en las inmediaciones de la ermita para continuar disfrutando de la festividad de San Isidro. De hecho, varios grupos de amigos o familiares, tal y como ocurriera el pasado sábado, se habían reunido para dar continuidad a la fiesta y disfrutar de diversas comidas campestres.

Etiquetas