Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

YACIMIENTO

Los dueños de Bastarás impiden la retirada de la valla ilegal del coto de caza

FIMBAS, empresa propietaria acusada del expolio del yacimiento neolítico de la cueva de Chaves para convertirlo en pesebre, ha recurrido al TSJA la decisión de cerrarlo.

La valla ilegal que rodea la finca de Bastarás, en la que se expolió uno de los yacimiento neolíticos más importantes de la península para convertirlo en pesebre, la cueva de Chaves, sigue sin retirarse. Los propietarios han impedido la eliminación del cercado, declarado ilega, y además han recurrido al TSJA la decisión de Medio Ambiente de cerrar el coto por introducir una especie foránea, por lo que sigue funcionando como coto privado de caza.

Treinta años después de declararla ilegal, la valla del coto de Bastarás, que cerca caminos y monte de utilidad pública del Parque Natural de Guara, sigue ahí, impidiendo el paso a los montañeros. A pesar de que el departamento de Medio Ambiente decidió retirar subsidiariamente el alambrado, le ha sido imposible. Después de retrasar el cometido por la nieve y un nido de quebrantahuesos, los técnicos se han encontrado con otro problema: la propiedad de la finca, FIMBAS S. A., les impidió la entrada para realizar el trabajo.

Pero la consejería espera solventar el problema en breve. Fuentes del departamento de Medio Ambiente explicaron ayer que ya han solicitado una autorización judicial para llevar a cabo este cometido. Los 20 kilómetros de valla fueron declarados ilegales en 1977 por impedir el acceso a un camino real y apropiarse de monte de utilidad pública, 270 hectáreas que son parte del Parque Natural de Guara.

No es el único enfrentamiento de Medio Ambiente con los propietarios de Bastarás. Y es que estos también han recurrido el expediente administrativo que abrió este departamento por introducir una especie foránea, el arrui, y que decretó el cierre de la finca como negocio de caza. Según confirmaron fuentes del Gobierno aragonés, FIMBAS S. A. ha recurrido esta decisión al Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) y además ha solicitado como medida cautelar, proposición aprobada por el juez, que no se disuelva el coto.

También en los tribunales está el caso por el que tristemente saltó a la fama este coto de caza, el expolio de uno de los yacimientos neolíticos más importantes de la península ibérica, la cueva de Chaves. El juzgado de instrucción número 4 de Huesca instruye el caso contra dicha firma por asolar la gruta para convertirla en un pesebre de animales, acción que puede constituir un presunto delito contra el patrimonio histórico castigado con hasta tres años de prisión y 24 meses de multa.

Cabe recordar, además, que Medio Ambiente ha abierto en los últimos ocho años más de 15 expedientes a FIMBAS, firma tras la cual aseguran los ecologistas que está el empresario minero Victorino Alonso, por roturar el terreno, abrir pistas... Sin embargo, los dueños han solventado todas las infracciones pagando las multas y sin cumplir lo marcado, como retirar la valla.

Etiquetas