Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

GRAN SCALA

El fiscal pide 30 años para un directivo de Gran Scala por el asesinato de su mujer

El juicio contra el portavoz de ILD, Mark Campbell, acusado de matar a su esposa, la barcelonesa Olga Pleguezuelos, empieza el lunes en Londres.

Mark Campbell.
El fiscal pide 30 años para un directivo de Gran Scala por el asesinato de su mujer
P. P.

La fiscalía de Londres pide 30 años de prisión, la pena máxima, para el director de información de la promotora de Gran Scala, International Leisure Development (ILD), Mark Campbell, por el presunto asesinato de su esposa, la catalana Olga Pleguezuelos Puixeu, de 35 años, cuyo cadáver apareció con varias cuchilladas en su domicilio conyugal en Londres el pasado 19 de octubre.

El lunes día 10 de mayo empieza el juicio en la capital británica que se prolongará durante dos semanas para escuchar a todos los peritos y testigos, según informan fuentes próximas a la familia de la víctima. No obstante, el sistema judicial del Reino Unido no permite la defensa particular por lo que el fiscal representará a la fallecida. La familia tendrá la oportunidad de conocer esta tarde todos los detalles del suceso en un encuentro con miembros de la policía británica, ya que hasta hace poco estaba bajo secreto de sumario. "Nosotros no sabemos muy bien qué paso porque hasta ahora la información ha sido nula", lamentan las mismas fuentes.

Cuando sucedieron los hechos, Mark Campbell, de 53 años, había sido nombrado un mes antes responsable de ILD para EE. UU., con el cometido de buscar nuevos operadores para el proyecto de Gran Scala. Hasta entonces su tarea era dirigir la oficina que iban a abrir en Zaragoza.

Por otro lado, Olga Pleguezuelos iba a desempeñar su puesto de directora de ventas y operaciones para América Latina en Aristocrat Leisure Limitet, una de las empresas socias de la promotora del complejo de ocio y juego proyectado en Ontiñena. Aunque no estaba directamente implicada en su desarrollo, como directora de márquetin de la empresa, asistió el 12 de diciembre de 2007 a la presentación en el Gobierno de Aragón.

Según informó Scotland Yard en el momento del suceso a través de un comunicado oficial, la policía había recibido una llamada de emergencia desde la vivienda conyugal de la fallecida en Harrow, una localidad al noroeste de Londres, donde al llegar encontraron el cadáver. De hecho, los servicios médicos no pudieron hacer nada por la mujer más que confirmar su muerte y certificar que había fallecido por las heridas de arma blanca.

En trámites de separación

Al parecer, el mismo Campbell dio el aviso y permaneció en la vivienda hasta que llegó la policía y lo detuvo. La llamada se recibió pasadas las 6.00 mientras que los médicos certificaron que la mujer había muerto minutos después de la 1.00. Ahora, el juicio intentará esclarecer qué pasó en ese intervalo de tiempo.

La víctima murió a causa de varias cuchilladas, pero intentó defenderse. De hecho, Campbell pasó los primeros días después de su detención en el hospital porque tenía heridas en el cuello y en una de sus muñecas. Desde entonces, se encuentra recluido en una prisión londinense.

En un primer momento, la familia supo que Mark Campbell se había autoinculpado cuando llamó a la policía británica. Sin embargo, en su declaración en instancias judiciales no admitió haberla asesinado. De hecho, la defensa no admite esta acusación del fiscal.

En el momento de los hechos, el matrimonio estaba en trámites de separación. Según fuentes próximas a la familia, Olga Pleguezuelos ya estaba empaquetando sus cosas para establecer su residencia en Las Vegas. "Nosotros ya sabíamos que la relación no iba bien, pero nunca pensamos que iba a pasar esto porque si no, hubiéramos ido a buscarla", apuntan los mismos allegados. "Lo que sabíamos es que ella le había manifestado su intención de dejar la relación y que él no lo estaba encajando muy bien", detallan. La pareja llevaba unos siete años de relación, que comenzó en España donde coincidieron en la misma empresa.

Etiquetas