Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

okuparte

De vieja celda a un paraíso de chocolate

El olor es inconfundible y atrae al visitante como si fuera un imán. Desde el fondo de uno de esos largos pasillos del antiguo Seminario de Huesca, el olor chocolate puro llama.

Visitantes de todas las edades disfrutaron de Okuparte.
De vieja celda a un paraíso de chocolate
R. G.

El olor es inconfundible y atrae al visitante como si fuera un imán. Desde el fondo de uno de esos largos pasillos del antiguo Seminario de Huesca, el olor chocolate puro llama. Es la sugerente propuesta que Inés Sempere presenta bajo el título 'Chocolate-Seducirte' y a la que muchos no pudieron resistirse. La artista ha convertido una de las celdas del viejo inmueble en un paraíso para amantes del preciado dulce e incluso en la pizarra que invita a entrar en la habitación ha escrito con chocolate su mensaje. Sin embargo hay una condición para hacerse con uno de los chupachuses colgados de la pared: "Inténtalo sin manos".

Esta es tan solo una de las instalaciones de Okuparte que ayer se inauguró y que un año más llega con 22 iniciativas artísticas para revitalizar el casco antiguo de la ciudad, para proponer un viaje artístico por las estrechas calles del centro de la capital en el que disfrutar de la fotografía, de la escultura, de las performances, de la literatura... Porque en este certamen, que llega ya a su XI edición, tienen cabida todas las disciplinas artísticas y en muchas de ellas, además, se invita a participar al visitante. Es el caso de la asociación Aveletra y su 'Construyendo a Quiteria'. Se trata de una poetisa oscense que, dicen los socios de la agrupación literaria, se cumplen ahora cien años de su nacimiento "y también de aquel con el que se cree tuvo algún tipo de relación, el compositor y escritor norteamericano Paul Bowles". El grupo, explicó su presidenta Carmen Gómez, ha creado una instalación colectiva a la que los socios han ido aportando fotos, una pitillera, guantes, sus poemas que pueden escucharse por los altavoces... Pero el público también "puede contribuir y traernos objetos", añadió.

También la propuesta de Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME) permite interactuar a aquel que se acerque. Porque 'No soy un insecto' propone una gran araña como metáfora del ámbito de la Salud Mental donde existen estigmas, prejuicios y malas informaciones que, en algunos casos, hacen de la situación, una forma de exclusión social. El cuerpo de la gigante araña está formado por fotos y objetos que los miembros de la asociación han ido colocando, pero también de cartulinas brillantes que, como explica la coordinadora, "permiten al espectador formar también parte de la obra".

La 'Esencia' de Mýriam Grande y Leticia Hidalgo también invita al espectador, en este caso, a pensar y reflexionar sobre uno mismo. "Como ser humano somos esencia de la naturaleza, somos luz", explican y su árbol, metáfora de ese ser, conecta a través de sus raíces lo terrenal con las ramas y la energía universal.

Todas ellas están instaladas en el antiguo Seminario, en la plaza de la Universidad. Pero el recorrido por el centro histórico de Huesca tiene otras muchas paradas. Este año, como novedad, tal y como resaltó la concejal de Cultura Teresa Sas, se ha sumado la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo Osce Biella. Pero también hay varios en la calle Zarandia, en la plaza de los Fueros, La Ilustradora, en la calle de Las Cortes, en el Centro de Profesores y Recursos y en algunos muros exteriores de este barrio. El certamen se prolonga hasta el 6 de junio.

Etiquetas