Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

PIRINEO

La nieve y los aludes dejan un trágico balance de once muertos en la montaña este invierno

Son casi el doble que el año pasado. Debido a las últimas nevadas, el riesgo de avalancha sigue siendo fuerte en el Pirineo.

Ramón Zapatero entrega el título al capitán Guillermo Fernández ante el teniente coronel Carlos Crespo.
La nieve y los aludes dejan un trágico balance de once muertos en la montaña este invierno
J. B.

La nieve y los aludes han dejado un trágico balance en la campaña de rescates de montaña del pasado invierno. Once personas han fallecido desde noviembre de 2009 hasta el pasado marzo, casi el doble que en el año anterior. Además el periodo estival no podía haber arrancado peor ya que el pasado fin de semana un montañero moría ahogado en el barranco de Liri (Castejón de Sos). Pero con el fin de evitar que la temporada que acaba de iniciarse sea tan fatal como la invernal, los especialistas de la Guardia Civil, las empresas de aventura y los clubes de montaña mantuvieron ayer un encuentro para analizar los datos y recalcar las medidas de prevención básicas para este verano en el que los cauces se presentan "muy técnicos".

Un total de 64 intervenciones realizaron los equipos de montaña de la Guardia Civil durante los cinco meses que separan el 1 de noviembre de 2009 del 31 de marzo de 2010. La cifra es exactamente la misma que la del invierno anterior, pero el número de fallecidos se ha multiplicado por dos. Once personas han perdido la vida en la montaña altoaragonesa en los últimos meses frente a las seis de la campaña 2008-2009. "Ha sido complicado porque había mucha nieve en las cimas, mantos de condiciones muy diferentes y además mucha placa formada por el viento", señaló el teniente coronel de la Benemérita, Carlos Crespo. El jefe del área de montaña de Jaca, el teniente Sergio Rodríguez, añadió que todavía hay que andar con mucha precaución ya que por encima de los 2.200 metros de altitud el riesgo de que se produzcan aludes -que han provocado la muerte a cinco personas este invierno en Huesca-, es fuerte (nivel 4 en la escala de 5 puntos) "debido a las nevadas de los últimos días. Han caído entre 50 centímetros y un metro de nieve sobre capas viejas y pesadas" con las que no ha cohesionado, explicó el agente. Por debajo de este nivel, entre los 1.800 y los 2.200, el peligro es notable (nivel 3). A menos altitud también existe alarma de nivel 2.

De las estadísticas del pasado invierno también destaca el aumento del número de auxiliados por estos grupos de élite de la Guardia Civil. En total fueron 237 personas, un 61% más que el año anterior, en el que se rescataron a 147 montañeros. No obstante, aclararon que en los datos están reflejados también los clientes de los hoteles del balneario de Panticosa y de Los Llanos del Hospital de Benasque que, tras quedarse aislados por la caída de avalanchas en los accesos, fueron evacuados con ayuda de la Benemérita.

Barrancos "muy técnicos"

La atención de los equipos de rescate de la Guardia Civil de Huesca se centra ahora en la alta montaña y en los barrancos, que este año se presentan "muy técnicos" debido al intenso caudal con el que de momento bajan, según explicaron Juan Bazán, presidente de las empresas de aventura y los representantes de Peña Guara Manolo Bara y Manuel Avellanas. "Algunos pueden resultar más peligrosos, pero otro no, al revés", comentaron los especialistas. Sin embargo, hicieron hincapié en la importancia de, antes de meterse en el agua, controlar la información sobre el nivel de agua que llevan y el tiempo que va a hacer o el que ha hecho los días anteriores para evitar grandes avenidas. "No pasa nada por renunciar si las condiciones no son las adecuadas", apuntaron.

El pasado verano en este medio, en barrancos, fallecieron 4 personas y se practicaron 86 intervenciones. Los datos son similares a los de 2008, sin embargo el pasado verano hubo un aumento de los auxilios en alta montaña (por encima de los 1.800 metros de altitud), pasando de 67 en 2008 a 111, si bien fallecieron 4 montañeros, un tercera parte de la cifra registrada en 2008 (12).

Etiquetas