Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

TEMPORAL

Fuerte nevada en el Pirineo, temperaturas bajo cero y rachas de viento de hasta 94 km/h

Fue necesario el uso de cadenas durante la mañana en Somport y Portalet, pero no se registraron incidencias graves.

El mercurio cae en picado hasta valores negativos, vuelve la nieve al Pirineo y el fuerte viento se convierte en el protagonista en todo el Alto Aragón, aunque sin causar incidencias graves. Son muchos los refranes que hacen referencia a los altibajos del tiempo en este mes que acaba de arrancar como 'En mayo no te quites el sayo' o 'Cuando marzo mayea, mayo marcea'. Y este año parece que se están cumpliendo a rajatabla ya que se han alcanzado de mínima -1 grados en Canfranc o -4 en Cerler, mientras que en Aínsa se registraron ayer rachas de viento de hasta 94 kilómetros hora. La alerta de nieve a partir de los 900 metros y el fuerte viento se mantiene para hoy.

Atrás han quedado las chancletas, las faldas y la manga corta de hace una semana. Los abrigos volvieron a imponerse ayer en todo el Alto Aragón, sobre todo en el Pirineo en el que la nieve hizo acto de aparición e incluso obligó a utilizar las cadenas en los últimos kilómetros de dos puertos de montaña fronterizos, el Portalet y el Somport, aunque a última hora de ayer tan solo quedaba como incidencia, en la web de la Dirección General de Tráfico, la presencia de nieve en la carretera que conduce a los Llanos del Hospital de Benasque. En este hotel benasqués la terraza se tiñó de blanco, como si fuera pleno febrero, al igual que las laderas de las estaciones de esquí, cerradas desde hace ya tres semanas.

Tres árboles caídos

El otro gran protagonista del día, además de la nieve, fue el viento y este sí hizo acto de aparición en toda la provincia. Según la delegación aragonesa de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), las rachas de viento no bajaron de los 40 kilómetros por hora en la provincia. Pero hubo ráfagas superiores que alcanzaron hasta los 94 kilómetros por hora en las localidades de Cerler y Aínsa, los 76 en Aragüés del Puerto, los 83 en la población monegrina de Lanaja, los 81 en Jaca o los 72 en Ballobar.

No hay constancia de incidencias graves, aunque las fuertes rachas de viento provocaron la caída de algunos árboles. En Huesca capital, según fuentes municipales, cayó un ejemplar pequeño en la calle Teruel que invadía parte de la calzada, pero que fue retirado de inmediato. Además, los bomberos de Ribagorza tuvieron que salir a primera hora para retirar dos árboles que el viento había derribado. Uno en la carretera de la Solana (vía que une diversos núcleos de Bisaurri y de Castejón de Sos) y otro en la población de Castejón. Además en Villanúa, la caravana que arrastraba un coche aparcado en el área de descanso volcó tras una fuerte ráfaga registrada a las 8.30.

El aire, junto a la caída en picado del mercurio, obligó a sacar a muchos oscenses los abrigos del armario y no era difícil ver ayer a la gente de paseo con las chaquetas abrochadas hasta el cuello. Porque en Huesca ciudad, el termómetro se quedó lejos de los 25 grados de máxima de la pasada semana y tan solo subió hasta los 12,3 grados al mediodía. Estas bajas temperaturas, acompañadas por el fuerte viento -en el observatorio de Monflorite se registraron rachas de 77 kilómetros hora- hicieron que el mercadillo que cada martes se instala en la calle San Jorge estuviera vacío y los puestos, en los que la ropa volaba a merced del aire, se retiraran antes de tiempo.

La mínima, en Cerler

Pero no fue la temperatura más baja de la provincia la de Huesca capital. Esta se registró, según los datos de AEMET, en Cerler, con -4 grados de mínima. Canfranc también alcanzó los negativos durante la madrugada y llegó hasta los -1. El mediodía, en ambas poblaciones y en otras del Pirineo no les dio tregua y se mantuvo en bajos valores como los 1 de Canfranc y Benasque o los 4 que tuvo Aragüés del Puerto de máxima.

En los refugios de montaña, donde la Agencia Estatal de Meteorología también toma datos, fueron muchos más bajas las temperaturas. Así, en Linza el mercurio bajó hasta los -4 y hasta los -8 en Respomuso, la más baja de todas las que controla AEMET. En la estación de Formigal, cerrada ya desde hace tres semanas, el termómetro marcó los -2 grados, mientras que en la zona oriental de la provincia se quedó en los -5 de Estós y los -7 de la Renclusa.

La Agencia Estatal de Meteorología, además, mantiene para hoy la alerta por nevadas, que pueden dejar hasta 18 centímetros de nieve por encima de los 900 metros de altitud. También hay aviso de fuertes vientos que podrían alcanzar los 90 kilómetros hora en el Pirineo oscense y los 70 en el sur de la provincia.

Etiquetas