Despliega el menú
Huesca

PIRINEO

Cuarenta empresas ven peligrar su futuro por el descenso de esquiadores en Astún y Candanchú

Comercios y bares del valle de Canfranc exponen su situación en una carta enviada a los Empresarios de la Jacetania.

El descenso de esquiadores en Candanchú (en la foto) y en Astún afecta a otros negocios del valle.
Cuarenta empresas ven peligrar su futuro por el descenso de esquiadores en Astún y Candanchú
R. G.

Huesca. El descenso de esquiadores en Astún y Candanchú ha puesto en la cuerda floja a 38 pequeñas empresas del valle de Canfranc. Son comercios, bares, tiendas de deportes, negocios de alquiler de material de esquí y restaurantes que firman una carta remitida a la Asociación de Empresarios de la Jacetania (AEJ) en la que describen la crítica situación que viven por la crisis, pero sobre todo por la 'fuga' de deportistas a otros valles. Tanto ellos como el colectivo empresarial ven en la unión de las estaciones la única salida a una agonizante situación que arrastran desde hace tres años.

Así lo ha dado a conocer el presidente de este colectivo, Cristóbal Sánchez, y el vocal de Turismo, Pedro Marco, quienes afirmaron que Candanchú y Astún han perdido un 25% de esquiadores en los últimos tres años, una merma que ha dejado huella en los pequeños comerciantes. "La bajada de esquiadores comenzó en la temporada de 2007, que fue malísima porque no hubo nieve. Desde entonces no solo no se han recuperado aficionados, sino que además seguimos perdiendo", apuntó Marco.

Es el motivo principal por el que las 38 pequeñas empresas que firman la carta se encuentran en peligro. Muchas de ellas cerraron sus puertas al finalizar la temporada para descansar y reponer fuerzas, pero "posiblemente ya no las abran en verano", explicó Sánchez. Otras, aseguró, como mucho podrán aguantar una o dos temporadas más. Aunque han preferido mantenerse en el anonimato, los firmantes son empresarios de servicios, comercio, tiendas de alquileres, bares, restaurantes... Todos son "pequeños negocios, a los que les es más difícil competir en la guerra de precios que otros hacen para captar los pocos clientes que quedan", dijo Marco; y están situados a lo largo de todo el valle de Canfranc, tanto a pie de pistas de Astún y Candanchú, como en otras poblaciones de la zona.

"Si no se le da una vuelta al valle, va a ser complicado que se solucionen sus problemas, les va a ser imposible salir adelante", vaticinó Sánchez, quien especificó que es la pescadilla que se muerde la cola: "Si no vienen esquiadores, no hay dinero para modernizar; y si no se invierte en ello seguiremos perdiendo". Y no se quedó allí, recordó que en el valle de Canfranc "no se ha echado dinero público" frente a otras zonas que han conseguido una gran inversión con la que se han convertido "en más modernas y más grandes y la gente se vuelca en ellas".

Tanto para Sánchez como para Marco la solución para el valle pasa por la unión de estaciones que podría ser una realidad "con apoyo institucional", subrayó el presidente. Marcó recordó que la propia asociación de empresarios junto a los ayuntamientos han encargado y pagado un estudio para conectar con remontes Astún y Candanchú, e incluso estas con Formigal. "Favorecería a todos. A nosotros por modernización y al valle de Tena para solventar los atascos que tienen a partir de Sallent", además, añadió que se convertirían en un "atractivo" destino de nieve en Europa.

Etiquetas