Despliega el menú
Huesca

BALONCESTO

Comienza la batalla de Alaior

El Lobe Huesca juega esta tarde en el Palacio de los Deportes contra el Menorca el primer partido del 'play off'

La plantilla y cuerpo técnico del Lobe Huesca posan antes del entrenamiento vespertino de ayer.
Comienza la batalla de Alaior
R. GOBANTES

Huesca. Sasa Zagorac, Allen Ramsdell y Carlos Canals. Los dorsales 11, 4 y 5 del Alaior Menorca son el principal basamento donde descansa el juego menorquín. Ellos son la preocupación del Lobe Peñas. Parar su juego será clave para salvar el primer partido de este 'play off' que da derecho a seguir en la autopista que desemboca en la LEB Oro. Luego, en caso de victoria al mejor de cinco encuentros le esperara el ganador del Andorra-CajaRioja y después, previsiblemente, el Tíjola. Para Ángel Navarro, Ramsdell y Zagorac son "jugadores con capacidad atlética, que juegan bien el poste bajo y que tienen la virtud de jugar en el interior y con muy buenos porcentajes con el tiro exterior". El baloncesto se ha quitado corazas de puestos fijos y en categorías como la LEB Plata prevalece el tipo de jugador que puede hacerlo bien en diversos sitios, jugadores grandes que firman buenas acciones en el uno contra uno, de espaldas al aro o en el triple; es el jugador universal. Por lo que respecta a Carlos Canals, el jugador catalán está curtido ya en mil batallas. Nacido en 1978, tiene mucho criterio subiendo la bola y es un base puro. Así lo describe Navarro: "Controla mucho, anima, arrastra el juego hacia donde lo cree que debe ir el equipo, muy disciplinado. Es muy completo".

A este trío se le suman dos tiradores puros. Se trata del alemán Anderson Schutte, poco penetrador pero con buenos porcentajes desde el exterior, y el ex Peñas Manu Valdivieso, un jugador fuerte, más especializado en el uno contra uno. Quien ha salido del quinteto balear es un jugador que al cuadro técnico del Lobe Peñas le gustó mucho en la primera fase de la liga regular en la que ambos equipos estuvieron encuadrados. Se trata del canario Guillermo Justo.

Estos seis jugadores son la columna vertebral de un Alaior Menorca que, quizá, fue la sorpresa desagradable en esa fase inicial de la LEB Plata. Se esperaba más de ellos, y para muchos equipos era un fijo para estar en el grupo de los mejores. "Quizá fue la decepción de la primera fase. Hubo partidos que perdieron de poco, y luego se les pudo caer la liga encima, pero es un equipo que de aspecto está muy bien. Luego cambiaron entrenador? pero en líneas generales es un muy buen equipo".

En la presentación del play off, el pasado lunes, Ángel Navarro subrayó que en la fase de ascenso hay equipos que se transforman, que se sienten más cómodos. En esta línea, ayer, subrayó que "la obligación de ganar" es intrínseca a todo equipo que se encuentra en esta fase de la competición. Es más. Afirma tajante que "el que diga que estando en el 'play off' ya ha cumplido el objetivo, es mentira". "Como deportista y como profesional hay que sentir el play off, y hay que sentir el que puedas ganar el primer partido, perder el segundo ir a la prórroga? Esto es algo que solo se vive cuando estás dentro y que desea jugar cualquiera", indica Navarro.

El técnico, en la presentación de esta fase de ascenso, señaló que con sus segundo, Suso Seoane, tienen estadísticas para inundar una habitación con todo tipo de números. El Lobe Huesca ha hecho de su tercer cuarto un martillo pilón para sus rivales. Diez minutos que han servido para despegarse de los rivales y, posiblemente, el que muchos aficionados esperan cuando las cosas van muy ajustadas en el electrónico. Cuando esto se le recuerda a Navarro, gira automático. "En el último partido hicimos tan solo 8 puntos en ese cuarto", y luego explica que si hay un mayor acierto en ese tiempo es producto del "ritmo". El técnico valenciano del Lobe Huesca se muestra convencido de que el Alaior Menorca saldrá esta tarde (20.30) "con la lección aprendida. Seguro que vienen con muchas ganas y a imprimir su ritmo con el objetivo de que el Peñas no corra... Pero nosotros lo hacemos. Debemos de estar vivos todo el partido, y si conseguimos correr durante todo el encuentro y con acierto -pone especial énfasis en el acierto- será muy complicado ganarnos. Pasó contra Huelva, contra el Tíjola y contra muchos otros equipos". Es en este punto donde debe jugar un papel determinante la psicología del juego. Ángel Navarro lo explica así: "Tres minutos de correr y acierto te pueden poner diez arriba, y el equipo contrario que está acostumbrado a jugar a un ritmo determinado mira a los lados y se pregunta qué es lo que pasa".

Tras acabar la segunda fase en Plasencia y relajarse el domingo en el campo del Golf de Guara -Navarro es handicap 10-, el Peñas retomó el lunes los entrenamientos y ayer tuvo doble sesión. Con una serie de ascenso tan comprimida, apenas hay tiempo para preparar los encuentros.

Etiquetas