Huesca
Suscríbete

FALLOS DEL SUMINISTRO

Las empresas de Sobrarbe pedirán compensaciones por las averías

El colectivo está recabando datos de las pérdidas económicas por los cortes de teléfono en Semana Santa, que afectaron a un centenar de negocios.

huesca. Entre 80 y 100 negocios se vieron afectados durante la pasada Semana Santa por los continuos cortes de teléfono en los municipios sobrarbenses de Puértolas y Laspuña. Esta es la estimación que hizo ayer el presidente de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, Juan Marqués, quien anunció la intención de reclamar compensaciones por las cuantiosas pérdidas derivadas de la falta de servicio.

Marqués explicó que las averías registradas desde Jueves Santo hasta el Lunes de Pascua, que Telefónica atribuyó a un fallo en un enlace de radio que finalmente fue sustituido, causaron graves afecciones especialmente en los establecimientos relacionados de forma más directa con la actividad turística, como hoteles y restaurantes. A ellos hay que sumar otros negocios como bares, comercios, etc., que también tuvieron durante esos días más movimiento del habitual por la presencia de numerosos visitantes.

El presidente del colectivo recordó que el martes mantuvieron una reunión en la que, entre otros asuntos, se analizó la repercusión de estas incidencias. En este encuentro, decidieron hacer un sondeo entre todos los afectados para cuantificar las pérdidas globales, que ascenderán a varias decenas de miles de euros, y, a partir de ahí, exigir compensaciones.

Hoy esperan disponer de todos los datos, y aprovecharán para ponerlos sobre la mesa en la reunión prevista para este mañana del Patronato de Turismo de la Comarca, en la que están representados técnicos, empresarios y grupos políticos, bajo la presidencia del máximo responsable de Sobrarbe, Enrique Campo. En este sentido, Juan Marqués adelantó que instarán a la institución comarcal "a hacer algo en defensa de todos los ciudadanos que se quedaron sin teléfono".

"Desfachatez" de Endesa

Por otra parte, el alcalde de Plan, José María Fantova, mostró ayer su indignación por la respuesta de Endesa tras el corte de luz que afectó el Viernes Santo a todo el valle de Chistau entre las 22.00 y la medianoche, y que se debió, según la compañía, al fundido de un fusible por exceso de carga en la línea de media tensión que abastece a San Juan de Plan, Plan y Gistaín, con unos 400 abonados.

Endesa responsabilizó de la avería a los ayuntamientos de estos dos últimos municipios, que funcionan como distribuidores de la energía eléctrica, por permitir un "crecimiento desordenado en el número de clientes".

En este sentido, Fantova agradeció en un comunicado "la rápida intervención" del personal de la empresa, pero calificó de "desfachatez" que se responsabilice a los distribuidores, "en una clara estrategia de la multinacional para quedarse con Energía del Cinqueta a coste cero". Además, exigió "una intervención definitiva en la línea para que no se produzcan apagones siempre que hay consumos punta en el valle", una situación, recordó, que "vivimos desde hace años".

El primer edil destacó que la incidencia se produjo "cuando los establecimientos hosteleros del valle de Chistau estaban al 100 % de ocupación". "Y lo que es más grave -añadió-, una vez más ofrecimos una imagen impropia del siglo XXI a nuestros visitantes por causas ajenas". Además, insistió en "la paradoja que supone que un valle que es productor de energía siga teniendo problemas de suministro, con especial incidencia en las pequeñas empresas, que son las que nos permiten vivir en nuestros pueblos".

Etiquetas