Huesca
Suscríbete

PUENTE FESTIVO

Las estaciones de esquí del Pirineo acusan el mal tiempo de las últimas jornadas

La lluvia, la nieve y el viento redujeron la afluencia el sábado, pero el balance general es positivo. Panticosa cerró ayer la temporada

Esquiadores en Panticosa en el último día de la temporada
Cierre de temporada en Panticosa
JAVIER BLASCO

Si el tiempo hubiera acompañado en la recta final de la Semana Santa, el balance de estas fiestas hubiera sido excepcional. Este es el resumen que hacían ayer en todas las estaciones de esquí altoaragonesas, que han visto cómo tras unos primeros días de gran afluencia, la lluvia, la nieve y el viento, sobre todo el sábado, disuadían a muchos de los turistas que se han acercado al Pirineo. Por contra, las buenas condiciones que aún presenta la nieve a estas alturas del calendario, gracias en parte a las últimas nevadas, han animado a los aficionados a decidirse por la montaña y no por la playa.

En todo caso, las estaciones, que eludieron dar cifras, hacen un buen balance de esta recta final de la temporada, que concluyó ayer en Panticosa. Su director, Roberto Morales, destacó que “se han cumplido los objetivos” fijados para este invierno, “aun cuando las condiciones meteorológicas no han acompañado en absoluto”. Morales resaltó que “ha habido mucha nieve y la crisis se ha notado poco”, una conclusión extensible al resto de centros de Aramón, según el ‘holding’, que informó de que los bonos de Panticosa se podrán usar en Formigal y Cerler hasta el domingo, fecha de cierre para ambas.

En Formigal, su director, Antonio Gericó, habló de “buena afluencia” durante la Semana Santa “porque ha subido mucha gente a la montaña”, aunque el sábado y el domingo fueron más flojos. No obstante, destacó que siguen abiertos casi al 100% y con nieve de calidad polvo, lo que permite disfrutar de toda la jornada de esquí.

Una situación similar se vivió en el valle de Benasque. El responsable comercial de Cerler, Jaime Río, destacó que ha habido “una buena ocupación” y que tras un sábado poco propicio para el esquí, “hoy _-por ayer- ha hecho mucho mejor tiempo de lo que estaba previsto”.

Por su parte, Astún ha completado una Semana Santa “de las mejores de los últimos cinco años”, afirmó su director de márquetin, Andrés Pita, quien destacó especialmente el “casi lleno” del jueves y el viernes, tras un mes de marzo que arrojó un saldo muy positivo. De hecho, dijo, el jueves fue “uno de los mejores días de la temporada”. “En cuanto ha hecho un poco de mal tiempo, ha bajado bastante el volumen de esquiadores. La única pena ha sido no poder rematar estos últimos días, porque si hubiera hecho bueno, habríamos llenado”, añadió. No obstante, se mostró “satisfecho” con las cifras globales, ya que desde marzo “hemos recuperado parte de lo perdido en los tres meses anteriores.”

Menos contentos estaban en Candanchú, cuyo responsable de prensa explicó que “ha habido buena afluencia, pero no tanta como esperábamos porque la meteorología nos la ha jugado”. “El sábado había más gente en Jaca que en las estaciones”, relató.

Hoy todavía es festivo en varias comunidades como País Vasco, Navarra o Cataluña, y en algunas habrá vacaciones en los colegios toda la semana, por lo que las expectativas son buenas. Además, el buen tiempo parece asegurado hasta el viernes, por lo que se espera un buen broche para una temporada que finaliza el domingo en Formigal y Cerler, mientras que Astún cerrará para reabrir el 17 y el 18, en horario de 8.00 a 14.30. Este último día también está prevista la clausura en Candanchú.

Etiquetas