Despliega el menú
Huesca

HUESCA

El 76% de los comerciantes apoya la propuesta de peatonalizar el entorno de San Lorenzo

En una encuesta a pie de calle, solo 6 de 46 establecimientos de la zona rechazan la medida y otros 5 no se decantan.

El 76% de los comerciantes apoya la propuesta de peatonalizar el entorno de San Lorenzo
El 76% de los comerciantes apoya la propuesta de peatonalizar el entorno de San Lorenzo
JAVIER BLASCO

Si el Ayuntamiento de Huesca tuviera que guiarse mañana por la opinión de los comerciantes oscenses para aprobar o no la peatonalización de las calles y plazas del entorno de la basílica de San Lorenzo, pendiente de un informe de la Policía Local, la propuesta que ha puesto encima de la mesa el área de Movilidad contaría con un apoyo mayoritario.

 

Según una encuesta realizada a pie de calle por HERALDO, el 76% de los comercios, bares y hostales restringirían el tráfico en esta zona del centro que abarcan las calles Berenguer, San Orencio, San Lorenzo (hasta Jazmín), Alfonso el Batallador, Padre Huesca (hasta Fatás), Argensola, Espinosa de los Monteros y Sancho Ramírez. De los 46 establecimientos, solo 6 rechazan la propuesta y otros 5 no se decantan ya que dudan de si les aportaría más ventajas o inconvenientes.

 

Entre los partidarios hay establecimientos de todo tipo (panaderías, peluquerías, hostales, tiendas de ropa, zapaterías, una droguería, hostales, joyerías-relojerías, salones de estética...). Los argumentos comunes que exponen son la dinamización comercial y el peligro que entrañan muchas de estas calles ya que apenas tienen aceras y, sin embargo, soportan un gran volumen de tráfico, como la calle de Sancho Ramírez, "porque con la velocidad que bajan algunos coches, algún día va a haber un accidente serio", augura José Luis Rivas, dueño del bar Os Danzantes.

 

No obstante, muchos de ellos creen que habría que arreglar antes los socavones de algunas de estas vías y plazas, como Leticia Terraz, de la Mercería Rene. "Tal y como está ahora Alfonso El Batallador, llena de baches y agujeros, no es cómoda para el peatón ni para el coche, así que lo mejor es peatonalizarla", indica. Es el caso también de Pilar García, del salón de estética Eudoxia, "porque Espinosa de los Monteros es una vergüenza, la gente se tropieza todos los días y cuando llueve se forman charcos y los coches lo salpican todo".

 

El dueño de Loterías San Lorenzo, Ángel Pesqué, está a favor de peatonalizar "porque generaría riqueza para el comercio". Eso sí, exige que cualquier actuación lleve consigo "la mejora de las aceras y calzadas y su ornamentación, porque para que hagan una chapuza es mejor que no toquen nada". Reconoce que a la gente le costaría al principio "porque en Huesca existe el hábito de ir con el coche a cualquier parte, pero en dos o tres meses se acostumbrarían seguro". De hecho, él apostaría por peatonalizar también los Cosos.

 

En la calle Padre Huesca, casi todos respaldan la idea. Y es que, como destaca Carlos Blasco, de la tienda de ropa Andus, "esta calle solo sirve para poner multas porque aunque está reservada para carga y descarga, nunca se puede usar ya que siempre está ocupada".

 

Hay gremios, no obstante, que piden algunas excepciones particulares. Es el caso, por ejemplo, de dos hostales que solicitan que al menos sus clientes pudieran acceder a sus calles para descargar el equipaje. O también de un centro auditivo de San Orencio "porque muchos clientes son gente mayor y los tienen que traer en coche hasta la puerta porque tienen problemas de movilidad", dicen.

Piden aparcamientos cercanos

Los 'simpatizantes' coinciden en reclamar alternativas de aparcamiento para los compradores "porque como en esta zona no hay sitios para dejar el coche cerca, mucha gente prefiere irse a las afueras a comprar", subraya José Antonio Martínez, de Calzados Almi. José Manuel Gabriel, de la Cuchillería Gabriel, también cree que sería necesario construir párquines en las proximidades. "Ahora es casi imposible aparcar en el centro, aun pagando". Rosa Andrés, de la herboristería Vitalidad, advierte de que "mucha gente solo va a comprar donde puede cargar el coche".

 

Precisamente, la falta de aparcamientos es el argumento de los detractores, como Fernando Mompradé, dueño de una pescadería, "porque en Huesca somos muy comodones y como no hay un parquin en condiciones como en las demás ciudades, queremos dejar el coche en la misma puerta de la tienda". Por ello, cree que la peatonalización podría restar clientes.

 

Por último, hay quien tiene serias dudas de las ventajas de esta medida por las características de sus negocios, como José Brosed, de la Floristería El Tulipán Azul. "Se supone que la peatonalización da más vida, pero en mi caso podría ser perjudicial porque en días como San Lorenzo o Todos los Santos la gente se lleva muchos centros de flores y macetas de albahaca y si no pueden aparcar un momento en la puerta, ¿seguirán viniendo a comprar?", se pregunta.

Etiquetas