Despliega el menú
Huesca

AGUA

Los 1.037 hectómetros que almacenan los embalses garantizan la campaña de riego

Los principales pantanos de Huesca se encuentran prácticamente llenos después de ganar un 20% de reservas en el último mes.

El agua llegada a Mediano en las últimas semanas ha sumergido casi por completo la torre de la iglesia.
Los 1.037 hectómetros que almacenan los embalses garantizan la campaña de riego
M. P.

Este invierno está siendo muy pródigo en lluvias y eso se está traduciendo en que los principales embalses de la provincia de Huesca almacenen ya 1.037 hectómetros cúbicos, lo que prácticamente garantiza la campaña de riego que se iniciará el próximo mes de marzo. Y ello ha sido posible gracias a la precipitaciones en forma de agua y de nieve que han caído en el último mes y que han aumentado las reservas un 21%, según datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

 

César Ferrer, jefe del área de Hidrología y Cauces de la CHE, afirma que esta situación es consecuencia lógica de que "hemos tenido un invierno lluvioso y con nevadas donde la cota de nieve ha estado subiendo y bajando en función de las variaciones de temperatura, lo que ha ido produciendo fusiones y recogida de lluvias por las zonas bajas que han llenado todos los embalses". Además, los ríos bajan con bastante agua "ya que no ha llegado el típico estiaje invernal que deja el cauce congelado y con un caudal mínimo".

 

Dado el nivel de agua almacenada a estas alturas del año, Ferrer afirma que salvo que haya una primavera y un verano secos, "no tiene por qué haber problemas de cara a la campaña de riego de este año porque, además, tenemos nieve suficiente para compensar los primeros riegos".

 

Mediano, en el río Cinca, es el pantano que ha experimentado un mayor incremento de reservas en el último mes, al pasar de 222 a 327 hectómetros, lo supone el 75% de su capacidad. Hace justo un año, almacenaba 268. Para el jefe del área de Hidrología y Cauces de la CHE, la explicación es muy sencilla. "Al estar aguas abajo, primero se llenó El Grado mientras que Mediano se quedaba más vacío para poder parar mejor las avenidas. Y en estas semanas ha habido pequeñas crecidas que han ido llenando el embalse casi al máximo de lo que le permite la junta de explotación a estas alturas del año", señaló.

 

Por su parte, en el Gállego, destaca la situación de La Sotonera, que con 178 hectómetros cúbicos se encuentra casi al límite (94% de capacidad). Aguas arriba, La Peña también roza el lleno, mientras que Lanuza y Búbal se sitúan cerca del 80%.

 

Por último, en el Ésera la situación también es más que favorable ya que está cerca del alcanzar el 90% de capacidad (tiene 74 hectómetros almacenados). Y eso que hace dos semanas tuvo que desembalsar alrededor de 10 hectómetros al rebasar el límite que fijan las normas de explotación para estas fechas del año.

 

Los datos de reserva de nieve en el Pirineo también invitan al optimismo ya que son muy similares a las del año pasado y se encuentran por encima del promedio del último lustro. Entre las seis subcuencas suman una cantidad equivalente a 700 hectómetros cúbicos de agua. La del Gállego hasta Búbal tiene la mayor acumulación de nieve (184 hectómetros), seguida de la del Aragón hasta Yesa (131), la del Cinca hasta Escalona (123), la del Ésera hasta Campo (119), la del Ara hasta Boltaña (91) y la del Noguera hasta Pont de Suert (50). "Cuando llegue el momento del desembalse, tendremos agua suficiente gracias al deshielo", destaca Ferrer.

 

Esta acumulación de nieve, unida al alto nivel que presentan los embalses, mantiene a la CHE en alerta "porque es más fácil que haya avenidas respecto a otros años ya que el terreno está muy mojado, y agua que cae, agua que va al cauce". Con todo, dejó claro que los pantanos ya reservan "huecos" suficientes para manejar estos aumentos de caudal.

Etiquetas