Despliega el menú
Huesca

URBANISMO

La degradación se extiende por los casi 1.000 metros del principal eje urbano de Huesca

Más de 25 edificios de los cosos presentan un visible estado de deterioro y abandonoCuatro inmuebles del Coso Bajo, propiedad de una promotora, tienen la declaración de ruina y el proyecto de derribo desde 2003.

El derrumbe de la parte trasera de un edificio ubicado junto al solar del Coso Bajo de Huesca conocido como de Casa Vilas (en el número 23) ha vuelto a poner de manifiesto la situación de la calle principal, los cosos, vía de dos tramos que a lo largo de 850 metros ciñe y delimita el casco histórico y es seña de identidad oscense. Tras la última de las rehabilitaciones de envergadura, la acometida en el teatro Olimpia entre 2005 y 2008, la recuperación de este espacio quedó frenada.

 

Los proyectos de Casa Vilas y el solar del Luces de Bohemia, en el Coso Bajo, quedaron paralizados a la espera de una recuperación del mercado inmobiliario. A lo largo de 2008 no se concedieron licencias de obras en este eje urbano. En los últimos meses de 2009, con las subvenciones del ARCH (Área de Rehabilitación del Casco Histórico), los andamios han vuelto a las fachadas de los cosos, pero en algún caso puede ser ya demasiado tarde.

 

Pocas obras de rehabilitación

Las obras van a iniciarse en breve en los edificios situados en los números 1 y 7 del Coso Bajo. También se trabaja en la cubierta del número 4. Pero en el número 10, junto al ignominioso solar del Luces de Bohemia donde los vecinos han denunciado suciedad e incluso ratas, se deshace otro de los inmuebles que durante décadas ha formado parte de la imagen urbana, el de 'Nuevas Sederías', construido a principios del siglo XX.

 

Adquirido en 2002 por una inmobiliaria, en 2005 llegó al Ayuntamiento el expediente para su rehabilitación. La intención de sus propietarios era construir apartamentos, pero el inmueble presenta un estado lamentable. Más de un vez se han desprendido cascotes de la fachada y ha sido necesario cortar el paso.

 

Los urbanistas también auguran el derrumbe de la esquina conocida como Casa del Fumador, conjunto de cuatro edificios adquiridos por una promotora en la esquina del Coso Bajo con la calle de Goya que espera su transformación desde 2002. Dos de estos inmuebles tienen un grado P4, lo que supone protección ambiental de su configuración exterior. Están declarados en ruina y tienen licencia de derribo.

 

Comercios cerrados y fachadas sucias conviven con escaparates modernos y algunas paredes renovadas durante los 400 metros que unen los Porches de Galicia y la plaza de Santo Domingo. Más de 11.000 vehículos circulan a diario por el Coso Bajo en dos sentidos y en la acera de los impares hay espacio para aparcamientos con zona azul. A 7 minutos, hay un parquin público que es deficitario porque no apenas se utiliza.

 

En el Coso Alto, desde las Cuatro Esquinas a la calle de Joaquín Costa (450 metros), el paisaje no mejora, aunque tan solo se circula en un sentido. Palacios recuperados como sedes de colegios y bancos, una iglesia que se desmorona y fachadas sucias conducen hacia nuevos edificios construidos en los años setenta y ochenta. En el número 21, tras la rehabilitada Casa Pie, está el solar de Tabacalera, un espacio amplio con una nave catalogada que se quiere convertir en parquin y centro comercial.

 

Los cosos, surgidos con el Renacimiento, esperan directrices y actuaciones que no llegan.

Etiquetas