Huesca
Suscríbete por 1€

PIRINEO OSCENSE

Las estaciones de esquí confían en la borrasca que llega el fin de semana para abrir el día 4

El frente podría dejar medio metro y además el descenso de las temperaturas permitirá fabricar nieve artificial

En las estaciones de esquí aragonesas nadie esconde su alegría por los partes meteorológicos anunciados para el fin de semana, a pesar de que insisten en que las previsiones de más de tres días no son muy fiables.

 

Según dichos partes, entre el sábado y el domingo llega una borrasca que podría dejar en tres o cuatro días alrededor de medio metro de nieve. Si se suma que el descenso de las temperaturas ya es notable y que pronto podrán poner en marcha los cañones para fabricar nieve artificial, todo podría estar listo para el 4 de diciembre, la fecha en la que ha puesto los ojos Aramón -propietaria de Cerler, Formigal y Panticosa en Huesca, y Javalambre y Valdelinares en Teruel- para arrancar la temporada. También Astún y Candanchú confían en abrir para el gran puente de la Constitución y de la Inmaculada. De hecho, Astún podría ser la más madrugadora: la estación jaquesa se ha fijado el día 3, justo cuando comienza el largo puente en Navarra, para abrir la estación. "A partir del domingo nos da nieve para todos los días, excepto el miércoles, que se abre una ventana de buen tiempo", aseguró ayer Andrés Pita, director comercial de este complejo deportivo.

 

De momento en esta estación no se han puesto en marcha los cañones, aunque esperan hacerlo en breve. "Empezaremos esta noche (por ayer) o mañana en la zona alta -describió Pita-, entre los 1.800 y 2.000 metros". No obstante añadió que una de las prioridades para innivar se centra en la nueva zona de debutantes que han acondicionado a pie de pistas y que evitará que los principiantes tengan que coger una silla antes de aprender.

 

Tampoco Candanchú ha activado por ahora los cañones. "Cuando baje la temperatura y entre la nieve los pondremos en marcha", informaron fuentes de la estación. Su objetivo es abrir, como el resto de centros del Pirineo, el próximo viernes 4 de diciembre.

 

Es la misma fecha que barajan en el vecino valle de Tena sus dos estaciones, Formigal y Panticosa, ambas del grupo Aramón."Las previsiones son buenas y aunque no dan mucha nieve, algo caerá", relató Jesús Agustín, responsable de Comunicación del centro.

En Formigal comparten esta opinión. "Desde la madrugada del domingo esperamos nieve, además el frente entra de sur y es posible que nos deje más nieve de la que dan los partes", comentó con entusiasmo Antonio Gericó, director de Formigal. Tampoco ellos han puesto en marcha los cañones de innivación, aunque esperan que con el descenso de las mínimas, sobre todo a partir del sábado, puedan fabricar para aumentar los espesores que deje el temporal y tenerlo todo listo para el día 4 . Hasta ahora, la inversión térmica que han sufrido -con temperaturas más altas en Formigal que en cotas más bajas del valle- les ha impedido poner en marcha este sistema.

 

Donde sí funcionan los cañones de nieve es en Cerler, que llevan ya varias jornadas con el sistema en zonas como Gallinero o Cogulla. "Tenemos la ventaja de que todos los remontes están innivados -comentaron fuentes del centro-, pero de momento solo ponemos en marcha los de las zonas más altas, allí donde hay temperaturas bajas que lo permiten". Su intención es clara: "Cuando caiga nieve natural ya habrá una capa fría debajo que permitirá que se mantenga mucho mejor".

 

También Cerler piensa en el día 4 para abrir su estación porque ninguna quiere perderse el gran puente de diciembre. Aunque hasta el fin de semana tendrán que esperar para ver si el frente, que entre de sureste, les deja la nieve suficiente para ponerse en marcha.

Etiquetas