Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Malestar entre los alcaldes de pequeños municipios por el reparto del nuevo Plan E

Cinco ayuntamientos de la provincia recibirán menos de 6.000 euros del Fondo Estatal para el Empleo.

Alfredo Pociello, alcalde de Viacamp y Litera, con el cartel del Plan E, situado a la entrada del pueblo.
Malestar entre los alcaldes de pequeños municipios por el reparto del nuevo Plan E
A. G.

El nuevo Plan E llega con un pan debajo del brazo para algunos ayuntamientos, aunque a otros solo les tocarán las migajas. Y es que la cantidad asignada por el denominado Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local no llega ni a los 6.000 euros en el caso de cinco de los 202 municipios de la provincia. El reparto se hace en función de la población contabilizada en el censo del 1 de enero de 2008 (unos 108 euros por habitante), lo que según los alcaldes de localidades que no llegan a 50 vecinos supone un trato discriminatorio.

 

El Fondo de 2010 dota a la provincia con 24,3 millones de euros, de los que más de la mitad, el 58%, se quedará en siete municipios, y el 22% lo recibe la capital. Pero si hay siete ayuntamientos que obtendrán más de un millón de euros (Huesca, Monzón, Barbastro, Fraga, Jaca, Sabiñánigo y Binéfar), en el otro extremo de la lista encontramos a cinco que dispondrán de entre 2.919 y 5.729 euros: Viacamp y Litera, Fago, Palo, Valle de Lierp y Valle de Bardají . El más desfavorecido, Viacamp y Litera, en la Ribagorza, cuenta con un censo de 27 vecinos. Es el más pequeño de la provincia en habitantes, que no en extensión, ya que ocupa una superficie de 115 kilómetros cuadrados con ocho núcleos, solo dos habitados.

 

En 2009 le correspondieron del Plan E casi 4.500, una cantidad que solo dio para reparar un trozo de barandilla de un muro. Para pagarla toda, el Ayuntamiento tuvo que echar mano de fondos propios. Y menos mal que el cartel, que costaba 800 euros, lo sufragaba el Estado. "Casi valía más que la barandilla", afirma su alcalde. Alfredo Pociello (PSOE) no sabe a que destinará en 2010 esta 'pedrea' del Estado, pero cree que apenas servirá para tapar algún agujero de la carretera.

 

Un fijo por municipio

Pociello lamenta el "agravio comparativo" que supone un reparto en el que solo se tiene en cuenta la población. Él es partidario de asignar un fijo por municipio, "porque ahora se lo llevan todo las ciudades grandes y al mundo rural no llega nada". Asegura que "no contamos con este fondo porque no nos solventa ningún problema".

 

Le siguen por la cola en el reparto, Fago y Palo, que rondan los 3.000 euros. La alcaldesa de Palo, María Antonia Arnal (PSOE), está resignada con sus apenas 3.000 euros. El año pasado tuvo algo más (el fondo para toda España se ha reducido de 8.000 a 5.000 millones), que le dio para colocar unas vallas de madera en una calle nueva "y arreglar un poco la avenida". "En 2010 algo haremos, aunque sea poca cosa. Y eso que hay mucho que hacer, porque las nevadas del último invierno nos fastidiaron mucho las calles".

 

En la barrera de los 4.000 está el Ayuntamiento de Valle de Lierp, que este año ha utilizado el fondo para instalar una calefacción en el ayuntamiento, edificio que se utiliza para diversas actividades socioculturales. Su alcalde, José María Ariño (PSOE), confiaba en que se diera una cantidad fija a cada municipio. En una reunión interna del PSOE incluso se llegó a hablar de la cifra, 30.000 euros, y de trasladar la idea a Madrid como un elemento de equilibrio territorial. La propuesta llegó a la vicepresidencia del Gobierno de la mano de la Federación Aragonesa de Municipios y Provincias y de la Delegación del Gobierno, y estuvo apoyada por Castilla y León, pero finalmente no prosperó.

 

El alcalde del Valle de Lierp se pregunta si servirá el mismo cartel, por una cuestión de ahorro, algo que ya está decidido, pues se usarán los mismos paneles y se variará la información con unas pegatinas. "Esperábamos la solidaridad de los grandes", declara José María Ariño, decepcionado porque nuevamente el reparto sea solo en función de la población. "Si quieren que los pequeños subsistamos, deben apoyarnos, pero si la financiación sigue siendo en función del número de habitantes, acabaremos muriéndonos". Su municipio tiene nueve núcleos que viven a la sombra del macizo del Turbón. Egea, donde está el Ayuntamiento, cuenta con 42 casas, y el resto hasta 85 están diseminadas por ocho pueblos. Con 44 vecinos empadronados, en verano la población se va a los 200.

 

1.000 euros por pueblo

En el vecino Valle de Bardají también esperaban que hubiera cambios en el Plan E. "Es una vergüenza cómo se reparte", afirma el alcalde, decepcionado porque aquella promesa de los 30.000 euros para municipios de menos de 250 habitantes, haya caído en el olvido. José María Raso (PSOE) argumenta que tiene cinco núcleos a su cargo, "nos toca a 1.000 euros por pueblo", desperdigados y en algunos de los cuales solo vive una familia, "pero también hay que atender los servicios". El anterior fondo le dio parar pagar parte del alumbrado en un núcleo. "Con lo de 2010 no sé si poner más farolas o invitar a los vecinos a cenar", dice irónicamente.

 

Si ampliamos la lista a los diez últimos puestos encontramos a Hoz de Jaca. Sus 72 habitantes le dan derecho a cobrar 7.784 euros. "La otra vez nos dieron poco, y ésta, poquísimo", se lamenta la alcaldesa, Esperanza López (PAR). "Cualquier dinero es bienvenido, pero qué obra se puede emprender con 7.000 euros. Solo pagar al arquitecto ya se lleva un pico, o el estudio de seguridad. Al final hay que juntar varias subvenciones para hacer un pequeño tramo de algo".

Etiquetas