Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

El Ayuntamiento fija una tasa de 180 euros por incineración para cuando se abra el crematorio

El nuevo servicio del cementerio de Huesca empezará a funcionar a partir del 1 de enero, cuando entre en vigor la ordenanza municipal.

El exterior de edificio del crematorio de Huesca está recubierto con cerámica blanca.
El Ayuntamiento fija una tasa de 180 euros por incineración para cuando se abra el crematorio
R. gobantes

El precio ya está fijado. La comisión de Hacienda del Ayuntamiento de Huesca acordó ayer que cada incineración que se realice en el recién construido crematorio costará 180 euros. Esta es la tasa que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2010 y que regirá durante el año que viene para el nuevo servicio. La instalación ya está terminada, pero no podrá utilizarse hasta que la ordenanza sea efectiva.

 

El precio planteado ayer por el equipo de gobierno PSOE-PAR no fue discutido por los grupos de la oposición, que estarán pendientes del coste anual del crematorio, cuya gestión será municipal al no haberse llegado a un acuerdo con las empresas funerarias para su explotación. Germán Sanromán, concejal responsable de Cementerios, apuntó hace unos días, que, una vez hecha la obra, el coste será el precio del material que se utilice y el salario de los trabajadores que se asignen al servicio.

 

El precio se ha establecido a partir de las tarifas fijadas en los crematorios de Zaragoza, al que se acude normalmente desde Huesca, y de otras ciudades similares en población. Según dijo Sanromán, "las cremaciones en Zaragoza no alcanzan los 200 euros, mientras que en Monzón, el único crematorio existente en la provincia, superan los 600 y Soria cobra unos 90 euros".

Más barato que el nicho

El concejal ya adelantó que la tasa del crematorio, que se incluirá en la ordenanza del Cementerio Municipal, oscilaría entre los 180 y los 200 euros. "Se pretende que la incineración sea más barata que el alquiler de un nicho, cuyo precio actualmente oscila entre los 600 y 1.200 euros", apuntó Germán Sanromán. El precio de los columbarios está entre los 149 y los 229 euros.

 

Con la tasa fijada para el año 2010 se quiere incentivar las cremaciones frente a los enterramientos. Esta opción se mantiene no solo por creencias y cultura sino por el hecho de que la cesión de los nichos es por 49 años con posibilidad de renovación, según apuntaron empresarios del sector.

 

En Huesca, las incineraciones apenas alcanzan el 10 por ciento en relación a las defunciones, del orden de unas 400 al año en el municipio. Este porcentaje contrasta con el 50% de cremaciones de Zaragoza. En Monzón están en el 30%, según indicaron desde la dirección de Funeraria Urgeles, que gestiona la instalación de la capital del Cinca Medio desde 2002 mediante un contrato de cesión y reversión con el Ayuntamiento.

 

Sergio Castellar, de la funeraria Castellar de Huesca, calificó de "adecuado" el precio que fija la nueva tasa municipal. Este empresario señaló que a esta cantidad habrá que añadir lo que se paga por las diligencias y la urna para recoger las cenizas. "Pero al estar el crematorio cerca se ahorra el traslado", añadió.

 

El Ayuntamiento recibirá mañana la obra, que ha costado algo más de 700.000 euros y se inició hace diecinueve meses. La construcción del crematorio se ha visto retrasada por un modificado del proyecto inicial para aumentar la profundidad de los cimientos dadas las características del terreno encontrado en la excavación y para alargar las tuberías de saneamiento.

Abierto el fin de semana

La instalación se ha levantado en la parte norte del camposanto, situado junto a la autovía de Zaragoza. El edificio, realizado por la unión temporal de empresas Edit y Bienes y Raíces, tiene 328 metros cuadrados y está recubierto de cerámica blanca. Consta de dos espacios diferenciados, uno es público y otro estrictamente de servicio. Es en este donde se hallan los dos hornos.

 

El crematorio no funcionará hasta enero, pero estará abierto durante este fin de semana, con motivo de la festividad de Todos los Santos. "De esta forma, las personas que se acerquen hasta el cementerio estos días podrán conocer las nuevas instalaciones", señaló Sanromán.

 

Según el concejal ahora se está formando a los trabajadores que se harán cargo de este servicio. "Nos encontramos en el proceso de formar al personal para el manejo de las instalaciones que pondremos en marcha, a finales del mes de diciembre o principios del mes de enero". Germán Sanromán añadió que cada cremación conlleva cuatro horas de trabajo.

 

Con motivo de la festividad de Todos los Santos, los seis trabajadores del camposanto están realizando tareas de limpieza de los nichos y lápidas, así como la retirada de flores secas del camposanto de Huesca.

Etiquetas