Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Las obras de la autovía Huesca-Lérida llevan dos años paradas en Lascellas por una sima

El tramo Ponzano-Velillas acumula un considerable retraso pero Fomento dice que lo abrirá "a lo largo de 2010".

Las obras de la autovía Huesca-Lérida llevan dos años paradas en Lascellas por una sima
Las obras de la autovía Huesca-Lérida llevan dos años paradas en Lascellas por una sima
javier broto

Las obras de la autovía Huesca-Lérida (A-22), a la altura del municipio de Lascellas, llevan más de dos años paradas por la aparición de una sima de grandes dimensiones que ha obligado a modificar el proyecto. Esta zona corresponde al tramo Velillas-Ponzano de la A-22 y, aunque se ha seguido trabajando en el resto del trazado de 16 kilómetros, no se podrán cumplir las previsiones de puesta en servicio, que ya se retrasaron del año 2009 al 2010.

 

La grieta ha partido literalmente en dos un montículo situado cerca del puente del Alcanadre y del pueblo de Lascellas, al pie del cual se abría paso la plataforma de la nueva carretera. La sima apareció cuando se realizaron las voladuras para rebajar el terreno. Alcanza los cuatro metros de ancho y se extiende a lo largo de más de cien metros, de una parte a otra de la montaña. Prueba de la magnitud del movimiento de tierras es que derribó tres torres eléctricas instaladas en la cima. Las cercanas bodegas Sierra de Guara se quedaron sin luz y durante un tiempo tuvieron que suministrarse con grupos electrógenos.

 

El tramo Velillas-Ponzano está en construcción desde el año 2006 y debía ser el segundo en inaugurarse en la autovía Huesca-Lérida, tras la variante de Monzón, a principios de 2009. Sin embargo, el corrimiento de tierras obligó a demorar la obra.

 

Durante los dos últimos años se han estado barajando distintas soluciones para resolver el problema geológico, ya que era inviable mantener el trazado tan cerca de ese punto. Inicialmente los técnicos pensaron afianzar el talud para mantener la calzada por el sitio previsto, pero luego optaron por alejarla unos 20 metros de la grieta. Esta idea ya se manejaba desde hace un año, aunque no ha habido avances sobre el terreno. El Ministerio de Fomento se limitó a asegurar ayer que "se está trabajando en los trámites para realizar una obra complementaria".

 

Partes ya asfaltadas

Para evitar más retrasos, según algunas fuentes, se puso sobre la mesa la propuesta de abrir parcialmente el tramo, el más largo de la A-22, dejando pendientes los kilómetros afectados, entre el puente del Alcanadre y Ponzano. Sin embargo, un portavoz de Fomento aseguró que "no se abrirá un trozo primero y otro después, se podrá en servicio todo a la vez, en su momento". Y ese momento será, según el ministerio, "a lo largo de 2010".

 

Y es que el segundo plazo barajado, marzo de 2010, también será difícil de cumplir. Ayer no se veían obras en esa parte del recorrido, a diferencia de otras, donde ya se ha asfaltado, e incluso están preparados los enlaces con las carreteras comarcales.

 

El Ayuntamiento de Lascellas no entiende los retrasos y nadie le da explicaciones. Su alcalde, Félix Borruel, aseguró que mientras en la parte cercana a Velillas están asfaltando, en Lascellas "está todo parado", cuando era la zona que más urgía por su elevada siniestralidad. "Hace tiempo que no se les ve trabajar", afirmó, sin comprender por qué después de dos años no se ha dado solución al problema. Borruel también criticó la poca agilidad en solucionar las afecciones de las obras en los caminos locales.

 

La última información que tiene de Fomento le daba como plazo de finalización la primavera de 2010, "como muy tarde", pero ese horizonte parece inalcanzable. El alcalde recordó que el tramo Velillas-Ponzano era el segundo que debía entrar en servicio, aunque finalmente se inauguró antes el Ponzano-El Pueyo, en enero de 2009. A este ritmo también le pasarán por delante la variante de Barbastro y los tramos de la provincia de Lérida. Los 16 kilómetros de Velillas a Ponzano habrá que seguir haciéndolos por la carretera N-240 cuando a principios de 2010 estén operativos casi 40 kilómetros de autovía entre Siétamo y Binéfar y 20 en Lérida.

Etiquetas