Huesca

LABORAL

Luna busca in extremis financiación para reabrir la fábrica de Huesca

La firma tiene varios encargos, pero no dinero para comprar las materias primas necesarias para reanudar la actividad antes del 8 de octubre, fecha en la que finalizará el ERE temporalEl comité de empresa informó ayer a los trabajadores de la situación

La actividad en la fábrica que Luna tiene Huesca está paralizada desde principios del mes de junio.
Luna busca in extremis financiación para reabrir la fábrica de Huesca
montse font

El reloj corre en contra de Luna Equipos Industriales, que sigue buscando la financiación que le permita reanudar la producción en la fábrica de Huesca, en la que trabajan 140 empleados y que en la actualidad están sometidos a un Expediente de Regulación de Empleo temporal (ERE). Tiene varios pedidos sobre la mesa, pero si no obtiene dinero para comprar la materia prima en las dos próximas semanas deberá prorrogar el ERE.

 

Estos son algunos de los datos que ayer se abordaron en la reunión que a primera hora mantuvieron la dirección de la factoría y el comité de empresa, quien luego informó a los trabajadores en una asamblea de la que no han trascendido detalles. Fuentes sindicales aseguraron que no van a realizar ningún tipo de declaración hasta que bien los dueños consigan la financiación necesaria para reanudar la actividad bien plantee otro Expediente de Regulación de Empleo. "Debe ser la empresa quien mueve ficha y nosotros no queremos interceder en nada", afirmaron. Y con los responsables de la firma fue imposible contactar.

Paralizada desde junio

Lo único que de los encuentros mantenidos ayer ha trascendido es que hasta el pasado jueves día 24, la firma Luna Equipos Industriales no había conseguido la financiación. El dinero es imprescindible para que la industria se provea del material necesario para la construcción de una decena de pedidos que tiene sobre la mesa y retome la actividad fabril, paralizada desde el mes de junio. Entre otros, la empresa tiene un encargo de varias grúas para el Ejército español y de varias más para la exportación a Latinoamérica.

 

Las negociaciones con los bancos para conseguir una línea de financiación continúan, aunque el tiempo juega en su contra y quedan ya muy pocos días. Porque el próximo 8 de octubre finaliza el ERE de 120 días que afecta a 132 de los 139 trabajadores que la empresa tiene en la sede de la capital altoaragonesa. Dicho expediente daba la posibilidad de llamar a los empleados si entraba trabajo en la fábrica, pero en estos tres meses apenas se ha recurrido a una docena de trabajadores de distintas especialidades (torneros, electricistas...), por lo que la mayoría está a punto de agotar los cuatro meses.

 

De no encontrar dinero para intentar reconducir la situación de la factoría, la dirección se vería obligada, según explicaron fuentes sindicales a principios de esta semana, bien a presentar otro expediente bien a recurrir a las vacaciones de los trabajadores.

Expedientes en los tres centros

Pero este no es el único expediente que tiene en marcha la industria. Luna tiene otros dos centros de trabajo en la provincia altoaragonesa que, junto al mencionado, suman 300 trabajadores. En el situado en la localidad de Almudévar, donde se realizan carretillas de gran tonelaje, la plantilla es de 77 trabajadores. A ellos también se les está aplicando un expediente desde principios del pasado mes de agosto. La tercera planta, para la que también se ha solicitado un ERE, está situada también en Huesca capital. Se trata de los talleres Gruyma, de reparación de maquinaria, en los que trabajan una veintena de personas.

Etiquetas