Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

La tormenta provoca la queja de empresarios y vecinos por falta de mantenimiento en Huesca

Los restos del tejado de la nave que el tornado levantó en la calle de San Jorge se retiraron ayer para asegurar la zona

"La tormenta no fue normal, pero tampoco es la primera vez que se inunda la calle y se tiene que cortar", explicaba ayer el empresario Carlos Giménez, desde su nave anegada. La tromba de agua con viento y granizo que descargó la tarde del martes en la capital oscense ha desatado de nuevo las quejas de los propietarios de las naves del polígono Sepes, donde la calle Artes Gráficas era ayer un barrizal. En el otro extremo de la ciudad, donde un tornado levantó la cubierta de una nave de la calle de San Jorge, se retiraron ayer los elementos sueltos para asegurar la zona, según explicó su propietario Víctor Sarvisé. Allí los vecinos se quejaban porque en doce días han visto como dos ramas del mismo árbol han caído sobre tres coches.

 

El propietario de la nave de Construcciones Sarvisé afirmó que su prioridad era consolidar la cubierta del almacén, en el que guarda maquinaria y material de construcción, mientras que en la calle intervinieron los bomberos y las brigadas municipales. Entre los desperfectos en el interior se encuentra una furgoneta, cuyo techo fue atravesado por una de las vigas que se desprendió, y un camión de reparto que sufrió un fuerte golpe. Asimismo, Sarvisé añadió que está todavía a la espera del informe pericial para evaluar la cuantía de los daños.

 

En esta misma zona, la vecina Mª Jesús Asso denunció la "dejadez" en el cuidado de los árboles de la calle de Ingeniero Susín (junto a la antigua vía), ya que "si no se podan las ramas, al alcanzar tanta altura, cada vez que hay fuertes rachas de viento suponen un grave peligro". Es la eterna queja de la Asociación de Vecinos del Barrio de La Encarnación, como recordó ayer su presidente, Enrique López.

 

En el polígono Sepes, los empresarios Carlos y Mariano Giménez estaban dispuestos a reunirse con todos los afectados y trasladar su queja a la asociación del polígono. Su presidente Ignacio Almudévar, se quejó del estado de la urbanización y de la falta de mantenimiento. Roberto Vizcarra y Adrián Salas, de Pinturas Vizcarra, comentaron que es la cuarta vez que presentan su reclamación a la asociación y al Ayuntamiento por esta situación. En concreto, ayer por la mañana llamaron a bomberos para que retiraran unos palés de la calzada y limpiaran la zona. Aunque estos sí acudieron, al mediodía todavía esperaban a las brigadas para limpiar la zona. El concejal de Desarrollo, Fernando Lafuente, comentó ayer, en respuesta a estas quejas, que hoy visitará todos los polígonos para ver su estado y la forma en la que el Ayuntamiento puede intervenir.

 

No se puede considerar una "catástrofe" pero sí algo muy "serio", valoró el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, quien resaltó que afortunadamente no había habido daños personales. Además, anunció que a primera hora de ayer había encargado un informe sobre los efectos y consecuencias del "atípico y extraño" efecto que se produjo en la calle de San Jorge. Este dosier se remitirá al Gobierno de Aragón y al Gobierno central para que los afectados se puedan acoger a las ayudas.

 

En cuanto al fenómeno, desde el Centro Meteorológico del Ebro, estimaron ayer que era probable que se tratara de un tornado, aunque como los datos que se recogen en Monflorite es difícil asegurarlo. No obstante, sí se produjeron las condiciones en las que se desarrolla un tornado.

 

Entre las 20.30 y las 00.00 del martes el servicio de emergencias 112 recibió 590 llamadas, 154 la Policía Local de Huesca y 40 el Parque de Bomberos, según informó el Ayuntamiento. El resultado fueron un total de once intervenciones por la ciudad, donde cientos de coches fueron abollados por el pedrisco. En la provincia, la tormenta recorrió las comarcas de Monegros y La Hoya, con especial incidencia en Valfonda de Santa Ana. Allí los agricultores quieren entrar en la red antigranizo.

 

Etiquetas