Huesca
Suscríbete por 1€

HUESCA

El Ayuntamiento de Sabiñánigo oficia el primer 'bautizo civil' celebrado en Aragón

El Consistorio estrena una medida aprobada recientemente que también servirá para organizar bodas y funerales.

El concejal Federico Escobar entrega el acta simbólica de la ceremonia a los padres de Chogori.
El Ayuntamiento de Sabiñánigo oficia el primer 'bautizo civil' celebrado en Aragón
javier blasco

"Saludo al nuevo ciudadano, le doy la bienvenida a este mundo y muestro la alegría de recibirle como nuevo miembro de nuestra población, a la que tendrá como suya durante toda su vida". Con este texto, el Ayuntamiento de Sabiñánigo ofició ayer el primer 'bautizo civil' o ceremonia de nacimiento en Aragón, con la que además estrena su normativa que regula las también las bodas, aunque ya se celebran desde hace tiempo, y los funerales. Es la primera vez que se ha utilizado este protocolo, con un texto muy genérico, que permite a la familia diseñar su propio acto.

 

Chogori Sarrió Cobos es el primer niño al que se dio la bienvenida ayer en Sabiñánigo con la lectura de los artículos 154 y 155 del Código Civil sobre las relaciones de los hijos y los padres. Así se recoge en el procedimiento de la ceremonia aprobado en el pleno del 29 de junio con los votos a favor del PSOE (5) e Izquierda Unida (2), que propuso esta medida, frente a los votos en contra del PAR (3) y PP (2), mientras el concejal de CHA estaba ausente. Además de las bodas y los funerales, se permite también la celebración de otros acontecimientos "que respondan a un momento especial en la vida de los ciudadanos" como mayoría de edad, bodas de oro, cumplir 100 años...

 

Fue ayer, martes 11 a las 20.00 mismo día de semana y hora del nacimiento de Chogori (el 11 de marzo de 2008), justo cuando cumplió 17 meses. El interés de los padres Manuel Sarrió y Amy Cobos, pareja de hecho, que consultaron en el Ayuntamiento la posibilidad de recibir oficialmente a su hijo, movilizó al concejal de Participación Ciudadana, Federico Escobar (IU), que comenzó a trabajar en el texto. Él fue quien, a petición de los padres, dirigió el acto.

 

El alcalde socialista Jesús Lasierra mostró su acuerdo con la medida desde el principio y ayer comentó que el objetivo era "ofrecer un servicio a los ciudadanos que no profesan religión alguna", de manera gratuita. Lasierra destaca que su norma es pionera en Aragón pero que conoce otros municipios como Alcora (Castellón) donde también están en ese proceso.

 

No obstante, Lasierra explica que oficialmente ningún otro ayuntamiento español les ha consultado para seguir sus pasos y, por ahora, tampoco hay más ciudadanos interesados en ceremonias civiles de nacimiento.

 

Aunque este tipo de actos no quedan reflejados en ningún libro de registro por considerar que esta función la cumple el juzgado, sí se firma un acta que va acompaña de un espacio para las fotografías del árbol genealógico del recién nacido. Este documento, semejante a un libro de familia, lo entrega el Ayuntamiento a los padres. En el acta, además del texto de bienvenida enunciado al comienzo, se felicita a la familia "con la que compartiremos el deseo y la responsabilidad de poner al servicio del recién nacido los medios necesarios para su desarrollo como persona". Ese es el compromiso municipal.

 

El concejal Federico Escobar destacó ayer en el acto la importancia de celebrar ritos y ceremonias, como se hace en cualquier cultura, por los momentos de alegría o tristeza de la vida, aunque sea al margen de la religión, que es el fundamento de la medida. Después, Amy Cobos leyó una carta dirigida a su hijo en la que explicaba la emoción que sintió desde que se quedó embarazada hasta ahora, "que ya no podría vivir sin él". Al final, querían que el niño bebiera agua de la fuente del parque, como lo más parecido a un 'bautizo', pero se resistió.

 

El acto se celebró en el parque infantil de la Corona, situado junto a las pistas polideportivas, espacio que aprovecharon para continuar la fiesta. Aunque no es precisamente uno de los lugares fijados en el protocolo para las ceremonias, la apertura del texto permite la elección. Cuando los actos se celebren en un espacio cerrado municipal se puede optar por el salón de plenos, que es gratuito, o por el Museo de Artes del Serrablo o el Molino Periel, donde hay que abonar una tasa de uso igual que para cualquier actividad. Es el único coste que pueden tener, por el acto no se cobra.

Etiquetas