Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Pedro Garijo: "La gente no valora que la montaña es un medio hostil"

El capitán Pedro Garijo está al frente de los equipos de montaña.
Pedro Garijo: "La gente no valora que la montaña es un medio hostil"
J. BLASCO

Hace 15 días, en una misma jornada, hubo dos accidentes mortales en barrancos ¿Es especialmente peligrosa esta campaña?

El descenso de barrancos este año se ha adelantado porque había bastante nieve en la montaña y agua en los ríos, lo que los hace más atractivos. Cuando hay más gente hay más posibilidades de que se produzca un accidente.

En verano aumentan los auxilios y la imprudencia es una de las causas principales. ¿No terminamos de concienciarnos?

Durante la época estival, la montaña sigue siendo igual de selectiva, pero es más accesible y la gente se plantea hacer actividades sin valorar que está en un medio hostil o que el tiempo cambia rápidamente. De todas formas no creo que sea una cuestión de conciencia, aunque es cierto que en verano acuden más personas a la montaña que no son montañeros.

Vamos, que hay que diferenciar entre montañero y dominguero.

Hay que distinguir entre el que es montañero y el que va en coche hasta donde se inicia la actividad, ve que es factible y pierde la noción de que está en alta montaña.

¿También se producen muchos accidentes en alta montaña ?

En barrancos hay un aumento porque es la actividad reina de la época estival, pero también se hacen actividades de alta montaña y las intervenciones no disminuyen.

¿Hay un perfil del accidentado?

Encuentras de todo, desde el montañero más experimentado, con amplios conocimientos de montaña y de técnica que desgraciadamente sufre un accidente, hasta el que nunca ha ido a la montaña y que acude a dar un paseo por una senda y se tuerce un tobillo.

Ahora en verano se ponen en marcha muchas campañas informativas. ¿La gente es receptiva?

Muchas veces el accidentado reconoce que ha prestado atención, pero que ha tenido un percance. Y es que hay un factor que nunca se puede controlar en la montaña, el riesgo inherente. Aunque si partimos de la base de que todos los que acceden al medio natural tienen en cuenta los consejos básicos, ganamos mucho.

¿Las nuevas tecnologías ayudan? ¿Han cambiado su labor?

Seguimos funcionando con mucho corazón y ganas de trabajar, pero hay que reconocer que el móvil ha supuesto una auténtica revolución y nos permite el contacto directo con el accidentado. También los helicópteros, que nos facilitan el trabajo y hacen nuestra parte del socorro más llevadera. Y además el GPS, siempre y cuando lo entiendan y puedan facilitarnos las coordenadas. Hay rescates que no hace muchos años eran de varios días y ahora se hacen en horas.

¿Volverán a tener un segundo helicóptero este verano?

 Llegará en julio, que es cuando aumenta la actividad, y estará en Benasque. Es un apoyo fundamental y una clara apuesta de la Guardia Civil por el auxilio de montaña.

Supongo que la pasión por la montaña es fundamental para formar parte de los equipos que dirige, pero ¿qué más hace falta?

Ante todo es un trabajo vocacional. Si la Guardia Civil lo es, estar en los grupos de montaña es la pura esencia de la vocación. No es necesario que una persona esté de servicio para que salga a un rescate, para que se preocupe por sus compañeros y por si el helicóptero vuelve a casa. Y los pilotos y médicos, lo mismo porque en todos estos grupos los horarios son extensos, el sacrificio físico grande y también, el familiar.

Ustedes son todo chicos ¿es un trabajo solo para hombres?

Solo ha habido una, que trabajaba y mandaba el área de Cangas de Onís, aunque ya ha dejado la especialidad. Pero las puertas están abiertas a todo el mundo. En el servicio sanitario que nos acompaña y en los helicópteros sí que las hay.

Etiquetas