Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Medio Ambiente quiere cerrar el coto de caza de Bastarás tras la destrucción de Chaves

El Gobierno de Aragón se plantea retirar la valla que rodea la finca, 32 años después de la primera sentencia

El coto de Bastarás, como muestra esta imagen de archivo, está vallado desde 1977.
Medio Ambiente quiere cerrar el coto de caza de Bastarás tras la destrucción de Chaves
HERALDO

El coto de Bastarás, la finca privada en la que han arrasado el yacimiento neolítico de la cueva de Chaves para crear un abrevadero, podría tener los días contados. El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón está dispuesto a cerrarlo y así lo propone en el expediente sancionador que tramita contra la propiedad por introducir una especie alóctona, una cabra africana llamada arrui. Además, no descartan retirar de manera subsidiaria el vallado de este finca ubicada en el municipio de Casbas de Huesca, un cercado que la gestora ha colocado en monte de utilidad pública y cortando caminos.

 

El secretario general técnico del departamento de Medio Ambiente, Roque Vicente, explicó ayer que son estos dos expedientes, de los 15 abiertos en los últimos seis años por infracciones bien a la Ley de Caza bien de la de Montes, los que ahora mismo están sobre la mesa y los que pueden tener consecuencias más graves para la empresa que hasta ahora ha solventado todas las denuncias pagando las multas, pero haciendo caso omiso de las recomendaciones de la administración.

 

"La introducción de una especie foránea es una infracción muy grave según el artículo 57 de la Ley de Caza de Aragón, la 5/2002", recordó Vicente. La sanción, que no pudo precisar, está entre los 3.000 y 60.000 euros, pero en la propuesta de resolución que ya ha redactado Medio Ambiente se incluye la anulación del coto de caza. La propiedad, no obstante, dispone ahora de un periodo de audiencia en el que podrá presentar las alegaciones que estime oportunas y será el propio Gobierno aragonés quien resuelva.

 

El secretario general técnico hizo hincapié en que todos estos trámites no se han demorado en el tiempo ya que a principios de este año, cuando se conoció que FIMBAS -propietaria del coto- había introducido sin permiso el arrui, una especie que puede desplazar a la cabra montés de su nicho natural, lo primero que hicieron fue trasladarlo a la fiscalía.

 

Esta determinó que "no había delito ambiental". Sin embargo, durante este trámite hubo que suspender la tramitación administrativa que ahora se ha retomado.

 

El otro proceso en el que Medio Ambiente está poniendo todo su empeño es el que se remonta a 2007. En el se denuncia la ocupación de 270 hectáreas de monte de utilidad pública, una acción que no era nueva ya que en 1977 una sentencia obligaba a la propiedad del coto a retirar el cercado que rodea estos terrenos. Pero los dueños, como ya hicieron hace 32 años, pagaron la multa e incumplieron la recomendación de retirar el vallado. Por eso ahora, el Gobierno aragonés, reconoció Vicente, se plantea "realizarlo de manera subsidiaria", o sea, llevar a cabo ellos mismos esta acción y posteriormente, en otro proceso, reclamar el coste de la operación a FIMBAS.

 

Cabe recordar que no son estas las únicas investigaciones en marcha ya que, a petición de Patrimonio, la fiscalía ha inspeccionado la cueva de Chaves para dilucidar si el rebaje del suelo de la gruta, que en algunos puntos es de hasta tres metros, es una acción constitutiva de delito. La encargada del caso visitó a finales de la pasada semana esta caverna en la que se ubicaba el yacimiento neolítico más importante de Aragón y, junto al valenciano de Or, el mejor de España.

Etiquetas