Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

La DGA ha tramitado 19 expedientes de regulación con casi mil afectados

Trabajadores de Oscainox en una asamblea.
La DGA ha tramitado 19 expedientes de regulación con casi mil afectados
JAVIER BLASCO

La Dirección General de Trabajo tramitó el año pasado en la provincia de Huesca 19 expedientes de regulación de empleo (ERE) para 836 trabajadores. El agravamiento de la crisis a lo largo de 2008 se refleja en la lista cronológica de los expedientes. De enero a junio hubo siete, solo uno de extinción de contratos para 7 trabajadores, mientras que el resto fueron de suspensión o reducción de jornada.

En el segundo semestre el balance es más negativo. Octubre y noviembre sumaron once expedientes, de ellos cinco de extinción y uno de reducción de plantilla, que dejaron en la calle a más de 300 trabajadores. En este grupo están los 22 despidos de Apósitos Sanitarios Aragoneses y los 64 de Oscainox, en Huesca, y los 192 de Aguas de Panticosa. Respecto a las empresas que solicitaron la suspensión temporal de los contratos, cabe mencionar los 31 días pedidos por Alcoa, en Sabiñánigo, para la práctica totalidad de la plantilla, 170 empleados; o los 130 días de Polyone, en Barbastro, para 75 de sus 90 trabajadores.

Entre las causas esgrimidas están las económicas o de producción, directamente relacionadas con la crisis, y muy pocos obedecen a motivos de fuerza mayor, como la huelga del transporte, aducida por una empresa de cartones de Alcolea y la propia Alcoa, expedientes de los que finalmente desistieron.

 

Tres mil parados más

Pero los ERE son solo la punta del iceberg de la pérdida de empleo. Más importante es el goteo diario de despidos, según coinciden los sindicatos y la patronal. Y es que entre noviembre de 2007 y noviembre de 2008, el paro se incrementó en más de un 50%, pasando de 5.898 a 9.019 desempleados. Ángel Laguarta, responsable provincial de UGT, afirmó que estas cifras “nos retrotraen a la crisis de principios de los 90”.

Laguarta aseguró que hasta el verano no era preocupante, aunque ya se notaba la desaceleración de la construcción. “A Huesca tarda en llegar lo bueno y lo malo, a partir de septiembre el desempleo se disparó en la construcción y con ella en muchas otras empresas”. Las únicas noticias positivas llegan de la mano del sector servicios, dijo, recordando que el sector de la nieve, importante yacimiento de empleo, vive una gran temporada.

La responsable provincial de Comisiones Obreras, Arancha García-Carpintero, coincide en que los ERE tienen mucho protagonismo, “pero la realidad es la pérdida diaria de empleos individuales que al final acaban con empresas enteras”. Fuera de la estadística de los expedientes de regulación está, por ejemplo, el cierre patronal en Transportes Aragón, con más de 80 despidos.

“Llevamos más de seis meses viviendo el contacto diario con personas que, después de muchos años de actividad, se encuentran sin empleo y, lo que es peor, sin posibilidad de encontrarlo en otras empresas, porque ya no las hay”, añadió. A su juicio, solo se mantienen el empleo público y los servicios, mientras que la industria tiene cada vez menos peso en la provincia. Para García-Carpintero, la crisis se nota con más virulencia en la ciudad de Huesca y, aunque el Ayuntamiento dice que negocia la implantación de nuevas empresas, “de momento la realidad es la que es”.

Los empresarios, por su parte, creen que la perspectiva para este 2009 es “mala”. “La crisis se va a acusar más, al menos en el primer trimestre”, señaló el presidente de Ceos-Cepyme. José Luis López mostró su malestar por el retraso en la aplicación del acuerdo entre el Gobierno de Aragón y las cajas aragonesas para facilitar créditos a las pymes. “Si se implementan medidas, que se apliquen”. La industria es, “sin ninguna duda”, el sector más afectado, declaró, aunque “a medida que esto avanza se extiende al comercio y a los servicios”.

Etiquetas