Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Una avería eléctrica paraliza la telecabina de Panticosa con 150 esquiadores a bordo

Los técnicos usaron un motor auxiliar para bajar a los afectados al pie de la estación, que permaneció cerrada todo el día salvo para los 600 usuarios que ya estaban en pistas.

Unos 150 esquiadores quedaron ayer colgados durante una hora a bordo de la telecabina de Aramón Panticosa debido a un fallo eléctrico. Esta incidencia obligó a cerrar la estación durante todo el día salvo para los 600 usuarios que se encontraban ya en pistas a la hora que se produjo la avería y que pudieron seguir disfrutando de la jornada de esquí. Se trata del segundo parón que sufre en lo que va de año esta instalación formada por 45 cabinas, con capacidad para 8 personas cada una, que permite transportar una media de 1.800 esquiadores por hora.

El fallo tuvo lugar a las 9.55 de la mañana. La parada de la telecabina, único medio que permite acceder a las pistas desde la zona del aparcamiento, activó el protocolo de seguridad. Los técnicos decidieron poner en marcha un motor auxiliar de gasoil para reiniciar el remonte -que recorre una distancia de 2,2 kilómetros por trayecto y alcanza una altura máxima de 1.980 metros-, y bajar a los esquiadores atrapados hasta el acceso principal.

La operación se completó en una hora sin problemas ya que la única diferencia respecto al motor eléctrico es que "si normalmente la telecabina recorre 6,6 metros por segundo, con el motor alternativo va a 1,1 metros por segundo", explicó el director de la estación, Roberto Morales, quien aseguró que "el servicio del 112 y la Guardia Civil han estado al tanto del incidente pero no ha hecho falta su intervención".

"Son cosas que pasan"

Pese a la espera, "no cundió el pánico porque el parón ha sido corto y hemos estado informados en todo momento por megafonía, además son cosas que pasan y hay que entenderlo", afirmó una esquiadora madrileña.

Tras una inspección exhaustiva del remonte, el equipo de mantenimiento de Panticosa verificó que la parada del remonte se debió a un fallo en el sistema eléctrico. Una vez subsanado, se reanudó el servicio sobre las 13.45 y los 600 esquiadores que estaban en pistas pudieron empezar a descender con normalidad.

El director de la estación reconoció que hubo momentos de "nerviosismo", pero quiso restar importancia a lo sucedido, porque "esto no ocurre muy a menudo, pero hay que entender que es una máquina y como tal se puede averiar". Además, subrayó que no se había presentado ninguna reclamación ni denuncia por parte de los afectados, "a los que se les devolverá el dinero o se les cambiará el forfait para que puedan venir otro día". La estación tiene previsto volver a abrir hoy sus instalaciones con normalidad.


Etiquetas