Despliega el menú
Huesca

HUESCA

La DGA se opone a la línea de alta tensión que sigue parte del trazado de la Aragón-Cazaril

Los 76 ayuntamientos afectados por el eje Peñalba-Monzón-Salas de Pallars (Lérida) han recibido el documento.

El Gobierno de Aragón ya rechazó en su momento la línea de alta tensión Aragón-Cazaril que conectaba con Francia y que finalmente quedó descartada. Pero las pilonas que Red Eléctrica Española había instalado en el trazado seguían ahí y la amenaza latente se ha cumplido. En los últimos días, 76 ayuntamientos de la provincia de Huesca han recibido un "documento inicial" desde el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino con la propuesta de una nueva línea Peñalba-Monzón-Salas de Pallars (Lérida). Este eje sigue parte del recorrido de la antigua propuesta, pero se desvía a Lérida en lugar de cruzar a Francia para enlazar con la red catalana. El Gobierno de Aragón también ha rechazado este trazado por escrito.

Este proyecto de Red Eléctrica Española S. A. (REESA) está recogido en la revisión que se realizó en 2006 de la Planificación Energética nacional para el periodo 2002-2011. Sin embargo, se trata de un plan desconocido para la mayoría de los alcaldes de la zona, que se han sorprendido al recibir la comunicación del Ministerio acompañada de un cedé en el que pueden consultar el proyecto. Ahora, disponen de un mes de plazo para presentar las alegaciones.

Así, entre las actuaciones incluidas en el documento, aprobadas por el Consejo de Ministros, aparece esta línea, considerada un "refuerzo de la conexión Aragón-Cataluña". En concreto se especifica que sería un "eje de 400 kilovoltios (kV) Aragón-Peñalba-Salas de Pallars y entrada/salida de Salas de Pallars en el doble circuito Sallente-Caldes/Sentmenat".

Por tanto, se trataría, al igual que la Aragón-Cazaril, de una línea de alta tensión con la misma potencia, si bien parte del trazado se modifica para dirigirse hacia Cataluña. Además, se plantea la construcción de dos nuevas subestaciones en Monzón e Isona (Lérida), así como conexiones con otras líneas de 220 kV entre Monzón y Cinca (Sobrarbe). Por este motivo, las afecciones se extienden de los 20 municipios por los que pasaba la Aragón-Cazaril a un total de 76.

Según explicaron ayer fuentes de Red Eléctrica Española, se trata de "una propuesta" que han enviado al Ministerio de Medio Ambiente para que este, a su vez, informe a los municipios afectados de la apertura del plazo de alegaciones por un periodo de un mes. En todo caso, el plan se encuentra todavía en fase de "consultas previas", añadieron. En este sentido, especificaron que tan solo "estamos dando los primeros pasos para ver cómo ejecutamos esta línea y todo está sin definir". No obstante, sí confirmaron que REESA "propone la utilización de una parte de las infraestructuras" que en su día se levantaron para la línea a Francia ya descartada.

"Queda todavía un proceso largo y complejo por lo que puede haber modificaciones", aseguraron fuentes de REESA. De hecho, todavía no hay plazos.

El "documento inicial", como se denomina al proyecto en el informe que ha sido remitido a los ayuntamientos, todavía no ha sido estudiado en profundidad por los consistorios. No obstante, ante la magnitud del plan, algunos de ellos, con escasos recursos, ya se han puesto en contacto con la Diputación Provincial de Huesca para solicitar asesoramiento jurídico a la hora de redactar las alegaciones que probablemente presentarán.

Etiquetas