Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Las bajas voluntarias no cubren ni la mitad de los despidos previstos por Nozar en Panticosa

Algunos empleados con poca antigüedad no se han apuntado por miedo a no cobrar paro. La lista de los que renuncian a continuar en su puesto se entregó ayer a la empresa y el jueves habrá una reunión para analizarla.

Un total de 84 trabajadores han presentado su baja voluntaria en la empresa Aguas de Panticosa, del grupo Nozar, que prepara un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 206 empleados del complejo hostelero del balneario. De estos, 179 serán despedidos y a 27 se les modificará sus contratos a fijos discontinuos. Así, los empleados que han renunciado a continuar en sus puestos representan solo el 45% de las plazas que se amortizarán. Estas 84 personas han aceptado las condiciones propuestas por Nozar, es decir, una indemnización de 30 días por año trabajado, que pueden convertirse en 32 si las negociaciones prosperan.

"No habíamos previsto cifras de voluntarios que quisieran dejar la empresa, pero ya suponíamos que no íbamos a llegar a los 179", apuntaron fuentes sindicales. El comité de empresa remitió ayer esta lista a la compañía que controla Luis Nozaleda y el próximo jueves mantendrán otra reunión con la dirección "para analizar esta relación, y como sigue habiendo excedentes, habrá que ver cómo se aplican los criterios que planteamos de antigüedad o temas familiares", indicaron desde CC.OO.

Tras el encuentro, se volverá a convocar una asamblea de trabajadores, para informar de las conversaciones y "si las negociaciones siguen por buen camino, el ERE se presentará antes del día 27 de este mes ante la Dirección de Trabajo. Si esto se alarga más, el acuerdo no está garantizado", explicó Emilio Alloza, secretario general de la Federación de Comercio, Hostelería y Turismo de CC.OO. Aragón.

Por su parte, Carlos Boix, de UGT, apuntó que "la cifra de voluntarios no está mal, pero nos hubiera gustado que hubiera cubierto el expediente para no tener que obligar a nadie a irse". Otra cuestión son los empleados que cumplen un año de trabajo en diciembre y que "por miedo a no obtener el subsidio de desempleo correspondiente de cuatro meses no han presentado su baja", añadió Boix, aunque otras fuentes apuntaron que en este sentido "no habría ningún problema".

También queda pendiente de ratificación por parte de Nozar la propuesta de los sindicatos de garantizar que, en el caso de que en un futuro se presentara otro ERE, se mantuvieran las mismas condiciones a los trabajadores que ahora conserven sus puestos de trabajo. Tampoco está aprobada otra de las propuestas, que consistiría en que la nueva gestora, Vincci Hoteles, reubicara a los despedidos en otros centros de la cadena.

Cabe recordar que la reestructuración de la plantilla de Aguas de Panticosa afecta tanto a los empleados del balneario como a los del hotel del golf de Las Margas, en Sabiñánigo. Las secciones de cocina con 57 despidos; camareros y restauración, con 40 y belleza, con 24, son las más perjudicadas por esta medida, exigida por Vincci para asumir la gestión.

Reunión en Alcoa

Otra de las empresas que se ha visto afectada por un ERE es la planta de Alcoa en Sabiñánigo, cuya dirección pretende rescindir el contrato a 30 de los 177 empleados. Esta tarde está prevista una reunión entre el comité de empresa y la dirección de la compañía, en la que se concretarán los términos del expediente. "Esperamos que se nos facilite más información. No sabemos nada de las indemnizaciones ni los proyectos de futuro para la planta", explicó Santiago Perbech, del comité de empresa.

Etiquetas