Despliega el menú
Huesca

HUESCA

La aparición de una grieta retrasa un año las obras del tramo más largo de la A-22

El Ministerio de Fomento retomará ahora los trabajos de la autovía entre Ponzano y Velillas, una vez que se ha decidido modificar el proyecto y desplazar la calzada 20 metros.

El tramo más largo de la autovía Huesca-Lérida (A-22), entre Ponzano y Velillas, ha sufrido una demora de un año a causa de la grieta aparecida en un montículo mientras se realizaban los trabajos de desmonte. Estaba previsto que este tramo de 16 kilómetros de longitud, que discurre por los municipios de Lascellas y Angüés, fuera el segundo en abrirse en la autovía Huesca-Lérida, después de la variante de Monzón, inaugurada en julio. Sin embargo, responsables de las obras comentaron que su entrada en servicio, contemplada para el próximo año, finalmente se tendrá que retrasar a 2010.

Estos 16,40 kilómetros los está construyendo la unión temporal de empresa formada por OHL y Mariano López Navarro, que cuenta con un presupuesto de 36 millones de euros.

La grieta tiene unas dimensiones considerables: 20 metros de profundidad y 7 de ancho, según las mismas fuentes. Es visible desde la carretera N-240 y provocó incluso la inclinación de una de las antenas que hay instaladas en el montículo.

Desde que se detectó hace un año, responsables del Ministerio de Fomento y de las empresas constructoras han estado barajando distintas soluciones técnicas para solventar el problema. Según explicó el alcalde de Lascellas, Félix Borruel, la grieta apareció mientras se realizaban las voladuras y los desmontes, y a partir de entonces hubo un parón en las obras.

Ahora, tras realizar el correspondiente modificado del proyecto, ya se van a reanudar los trabajos, señalaron desde el Ministerio de Fomento. Inicialmente se barajó como solución afianzar el talud para trazar la autovía en el sitio previsto, pero posteriormente se optó por resolver el problema alejando la calzada unos 20 metros de la grieta.

Éste ha sido uno de los principales escollos que ha habido que solventar en la construcción de la A-22, cuyas obras visitó la semana pasada el secretario de Estado de Planificación. Víctor Morlán confirmó la puesta en marcha en los meses de diciembre o enero del segundo tramo de la autovía Huesca-Lérida, el de Ponzano-El Pueyo, de 10,6 kilómetros, que inicialmente debía entrar en servicio después del Ponzano-Velillas.

La conclusión de los 107 kilómetros de vía rápida que unirçan las dos capitales de provincia está prevista para el año 2010, a excepción de los 13 kilómetros que separan Huesca y la localidad de Siétamo, que deberá esperar al año 2012.

Etiquetas