Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Vía libre al derribo del cine Avenida

En el solar, en el centro de Huesca, se construirán 60 viviendas y locales.

El cine Avenida, en el centro de Huesca, será historia a principios del año que viene. La Fundación Anselmo Pie, propietaria de la sala, tiene ya el visto bueno del Ayuntamiento al proyecto urbanístico para construir 60 viviendas y locales comerciales en la parcela de 1.400 metros cuadrados que ocupa el edificio. Tras la adecuación de la volumetría para que el espacio público que ha de cederse quede junto a la plaza del Centro Cultural Matadero, los responsables municipales han aprobado la propuesta de los promotores.

Antes de que entre la piqueta, la Fundación organizará un acto de despedida con la proyección de una película clásica y alguna actuación. El Avenida se inauguró en 1967 y hace tres años se cerró como cine comercial. Con una única sala de casi 1.000 butacas, había quedado obsoleto por lo que la propiedad decidió, con algunas variaciones, acometer el proyecto que ya había intentado sacar adelante hacía más de un lustro: derribarlo para construir viviendas y locales comerciales.

Al desuso de los grandes de cines se sumó la necesidad de la Fundación Anselmo Pie de conseguir dinero para pagar la rehabilitación del teatro Olimpia, también de su propiedad. Para afrontar esta obras, que costaron 6 millones de euros, los propietarios tuvieron que pedir dos créditos. Las plusvalías que se obtengan con la venta de los pisos y de los locales comerciales se destinarán a financiar esta restauración.

A pesar de la crisis económica y de la delicada situación del mercado inmobiliario, la Fundación tiene previsto comenzar a construir en el terreno del cine Avenida cuanto antes. "No queremos que en un lugar tan céntrico quede un solar vacío", señaló el presidente, Manuel Pérez.

El nuevo edificio, diseñado por el arquitecto oscense Eduardo Cuello, tendrá cuatro alturas más ático y será adecuado al entorno. En esta misma calle se proyecta, para dentro de unos años, una gran transformación urbanística. Es la operación harineras, que supone la construcción de 1.300 viviendas una vez que se hayan derribado las dos fábricas, todavía en funcionamiento.

Etiquetas