Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

AGUA

Los estudios sobre los nuevos embalses siembran la confusión entre los regantes

El presidente de Riegos del Alto Aragón pide a la CHE informes precisos, en lugar de hablar de "hectómetros y más hectómetros

Si la posible ampliación del embalse de Almudévar fue recibida con escepticismo por los regantes, el nuevo estudio sobre el recrecimiento del proyectado pantano del Alcanadre, hasta triplicar su capacidad, ha sembrado más confusión. El presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, pidió ayer a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) que deje de hablar de "hectómetros y más hectómetros" y plantee informes precisos sobre las nuevas alternativas de regulación de la intercuenca Gállego-Cinca que ha puesto sobre la mesa.

Riegos del Alto Aragón celebró ayer una junta de gobierno. Aunque el asunto no estaba en el orden del día, se planteó en los informes de Presidencia. "Llevamos tantos años con alternativas y estudios y más estudios...", lamentó César Trillo.

El embalse del Alcanadre era uno de los previstos, junto al de Almudévar, para sustituir el proyecto del Biscarrués de 192 hectómetros. Inicialmente el de Almudévar iba a tener 163 hectómetros y el del Alcanadre 44, pero la CHE está estudiando la posibilidad de ampliar su capacidad: hasta 341 el primero y hasta 144 el segundo.

La regulación del Alcanadre pasa por la construcción de una presa a la altura del acueducto de Pertusa, llegando la cola del embalse al puente de Lascellas, en la N-240. Además de las aportaciones del propio río, se podría nutrir con caudales del canal del Cinca, aunque plantearía un problema de elevación de aguas para su uso en el regadío.

Trillo prefirió no pronunciarse sobre la nueva alternativa porque desconoce los datos técnicos y en qué se basan los documentos manejados hasta ahora sobre el incremento de capacidad. "Si la presa se plantea en el mismo sitio que hasta ahora, se podría llenar con agua del Cinca hasta 50 hectómetros", dijo, desconociendo cómo se puede incrementar la capacidad en cien hectómetros más. "No se puede confundir a la gente hablando de 100 hectómetros más a la ligera. O es que el Alcanadre sería otro pantano de Montearagón", dijo en alusión a la viabilidad de este embalse del río Flumen. Las obras ya están acabadas, pero es una incógnita cómo se llenará, al contar solo con aportaciones de este cauce.

Las mismas dudas persisten respecto a la ampliación del embalse de Almudévar. "No me explico cómo donde cabían 150 hectómetros, ahora se va a meter el doble", afirmó Trillo.

Desde que se empezó a hablar de las nuevas alternativas, con un incremento en la capacidad de regulación de las balsas previstas, los regantes no ocultan su temor de que se trate de "una cortina de humo" para demorar todavía más el único proyecto que hasta ahora está avanzado, la construcción de un embalse de 35 hectómetros cúbicos en Biscarrués, pendiente desde hace varios meses de salir a información pública.

Etiquetas