Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Un autobús discrecional, una buena solución para los oscenses que van a trabajar a Zaragoza

La coordinadora ciudadana de viajeros ha llegado a un acuerdo con Alosa, ante la inhibición del Gobierno de Aragón.

A partir del 1 de octubre, los oscenses que trabajan en Zaragoza tendrán un autobús específico, a precio especial y con paradas urbanas próximas a sus puestos de trabajo o bien comunicadas con ellos.

La coordinadora ciudadana de viajeros entre ambas capitales ha alcanzado un preacuerdo en este sentido con la compañía Alosa, que se perfilará en los próximos días. Al final, la solución la han adoptado ellos mismos porque el Gobierno de Aragón considera que no es una materia de su competencia.

Unas 70 personas son susceptibles de utilizar este nuevo servicio de transporte discrecional, según los datos que se barajan. Marisa Yzuel, portavoz de la coordinadora, aseguró que cuentan ya con el compromiso firme de 45 trabajadores, mientras que casi otros tantos han expresado su intención de viajar en este autobús colectivo si bien, por diferentes motivos, no han estampado aún su firma de fidelización. "Y sabemos que puede haber 30 más a la espera", añadió.

Pablo Martín Retortillo, gerente de Alosa, se mostró "encantado" de haber llegado a una solución. "Por nosotros, si podemos empezar a dar el servicio el próximo día 20, mucho mejor que el 1 de octubre", dijo. Aseguró que hoy mismo van a empezar a trabajar en la concreción de necesidades, como el número de autobuses y el tipo, la ruta, las paradas urbanas y el precio, entre otras cuestiones. Una vez que se determine en qué puntos de Zaragoza es conveniente fijar una parada se solicitarán los oportunos permisos al Ayuntamiento. En cuanto al precio, Martín Retortillo mostró su disposición a que sea similar al que abonan los funcionarios que vienen desde la capital aragonesa a trabajar a Huesca.

Yzuel también está satisfecha porque se resolverán los problemas que a diario soportan estos trabajadores, tanto de horario como de nuevos desplazamientos dentro de la ciudad y, además, porque les supondrá un notable ahorro. Ahora, el billete del viaje entre las dos capitales cuesta 6,25 euros, mientras que con el nuevo servicio esperan sea la mitad.

Un mes y mucho trabajo

Aproximadamente un mes les ha costado a los afectados dar con la solución a un problema que se presentaba harto complicado. Poco tiempo y muy intenso porque los miembros de la coordinadora no se han dado descanso desde que formalizaron el colectivo, el pasado 2 de agosto.

El primer logro fue localizar a esos 70 oscenses que, como mínimo, cada día se desplazan a Zaragoza por motivos laborales para unificar criterios y esfuerzos. Cada uno tenía resuelto el viaje de una forma. Hay personas que viajan solas en su vehículo, grupos que se organizan para ir y venir en un solo coche, otros viajaban en tren... pero no se conocían entre ellos. Esto suponía un serio obstáculo para intentar contratar un transporte discrecional. La recogida de firmas para exigir mejor conexión y más barata con Zaragoza, que se emprendió en plenas fiestas de San Lorenzo, permitió entablar esos contactos. Además, los miles de apoyos -aún no están todas las firmas contabilizadas, pero ya suman más de tres mil- recogidos dieron a los promotores los suficientes ánimos como para seguir adelante. "Hemos demostrado que unidos podemos lograr los objetivos", dijo Yzuel.

Por otra parte, representantes de la coordinadora se han reunido en los últimos días con el director general de transportes del Gobierno de Aragón a quien le plantearon el problema. Simón Casas les comunicó la imposibilidad de subvencionar estos viajes y por tanto declinó establecer una mesa de trabajo. "Por lo menos nos han escuchado, pero desde luego no nos han solucionado nada. Se escudan en que no tienen competencias."

Etiquetas