Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Cierra el colegio de Lafortunada y otros 34 abrirán el lunes con menos de 10 alumnos

La escuela de la localidad de Sobrarbe no funcionará este año porque solo tenía dos niños, y no habrá ninguna apertura

Los pueblos pequeños se resisten a cerrar sus escuelas pero la amenaza que ronda a muchos de ellos se cumple este curso en el colegio de Lafortunada, donde solo quedaban dos alumnos, que el lunes se incorporarán a otros centros de Sobrarbe. No obstante, el límite para mantener un centro abierto es de cuatro alumnos, y en casos excepcionales se permiten tres. Este año con estas cifras seguirán abiertas cuatro aulas. Un total de 34 escuelas unitarias de Infantil y Primaria de la provincia iniciarán el curso el día 8 con menos de 10 alumnos.

La dirección provincial de Educación del Gobierno de Aragón ya anunció en primavera que los colegios de Lafortunada, La Melusa y Castillazuelo continuarían abiertos con tres alumnos, aunque finalmente este último tendrá cuatro. Sin embargo, Lafortunada se ha quedado con dos niños que irán a otros colegios el próximo curso. Aunque podría cerrarse porque ya no cumple el mínimo establecido, Educación también ha alcanzado un acuerdo con los padres que han elegido el cierre. Pero además, este curso no hay ningún pueblo que pueda volver a abrir las puertas de su centro.

Escalona, también en la comarca de Sobrarbe, y La Melusa se mantendrán con tres alumnos como algo excepcional. Y con cuatro seguirán Gistaín, en la citada comarca, y Castillazuelo. Esta última localidad, que recuperó la actividad hace cuatro años, después de haber permanecido 17 años sin centro, está pendiente de un niño. Uno de los padres, Juanjo Sampietro, que fue uno de los impulsores de la reapertura, admite que después ha habido familias que han optado por llevarlos a centros de Barbastro y, de hecho, su hija mayor asiste a uno de la Ciudad de Vero porque entonces no había escuela. Pero reconoce que aprecia la diferencia de la socialización de sus hijos, aunque el pequeño quiere quedarse en el aula del pueblo.

Además, habrá siete unitarias más con solo cinco escolares como las de Albalatillo, Jasa y Naval, entre otras. Esta última también se reabrió en 2004 gracias a la llegada de una familia chilena con tres niños. Al resto de los centros, hasta un total de 34, asistirán entre 6 y 10 alumnos.

El coste económico de mantener abierta una escuela de estas características es elevado, pero es una cuestión que no se plantea Educación. El director provincial, Guillermo Iturbe, destaca la importancia de mantener los centros del medio rural. En este sentido, César Biec, miembro del sindicato Huste, también resalta que prima la rentabilidad social. Todos los centros disponen de un profesor tutor, que se suele buscar con una de las especialidades necesarias para evitar que haya un itinerante más. Por ello, como mínimo tienen que atender la escuela 4 profesores: el maestro, que permanentemente los atiende, así como los especialistas de Inglés, Educación Física, Música y Religión. Además, si es necesario, también acuden los expertos en Audición y Lenguaje y en Pedagogía Terapéutica.

Etiquetas