Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

La oficina del ARI de Huesca recibe cien peticiones para rehabilitar viviendas

La Asociación de Vecinos del Casco Viejo se queja de la lentitud en la ejecución del plan, que prevé subvenciones a los particulares de más del 50 por ciento del coste de la obra

La oficina abierta en el casco antiguo de Huesca ha recibido más de cien peticiones de propietarios interesados en rehabilitar sus viviendas con cargo al programa de Áreas de Rehabilitación Integral (ARI), que financian el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento y el Ministerio de la Vivienda. Este plan prevé la mejora de 302 casas del barrio histórico, con subvenciones que superan el 50% del importe de la obra. La inversión global, entre las aportaciones de los particulares y las administraciones, supera los 10 millones de euros.

La oficina se abrió hace medio año. Hasta ahora el Ayuntamiento no había querido facilitar datos concretos de las solicitudes tramitadas, hasta que ayer el alcalde y concejal de Urbanismo, Fernando Elboj, hizo un primer balance de su funcionamiento.

De momento, las obras no son visibles y no se ha pasado de la fase de tramitación, una circunstancia que critica la Asociación de Vecinos del Casco Viejo Osce Biella. Su presidenta, Susana Oliván, recordó que ya hubo que esperar dos años desde la firma de los convenios entre las tres administraciones hasta la apertura de las oficinas al ciudadano.

Oliván explicó que este año apenas hay dinero consignado para empezar obras de rehabilitación. En concreto, el Ayuntamiento de Huesca ha previsto en sus presupuestos 83.000 euros para la mejora de infraestructuras públicas y 50.000 para reformas en edificios particulares, de acuerdo con la información que transmitió la propia administración local a la asociación de vecinos. "Son partidas simbólicas. Del ARI aún no hemos visto nada, y eso que llevamos esperando desde 2006".

A este respecto, el alcalde aclaró que hay una programación presupuestaria que recoge las cantidades aportadas por el Ayuntamiento, por el Ministerio y por el Gobierno aragonés. Elboj aseguró que hay dotación "suficiente" para empezar las actuaciones. "Una cosa es la tramitación y el dictamen de los expedientes y otra la ejecución concreta de las obras", que pueden ejecutarse en varios ejercicios y pagarse con cargo a los presupuestos de 2008 y de 2009.

Oficinas centrales

Huesca es solo una de las ciudades aragonesas que se benefició del programa ARI, que ahora recibe la denominación oficial de ARCH (Área de Rehabilitación del Casco Histórico). Hay abiertas oficinas en las tres capitales de provincia y en algunas cabeceras comarcales. Según el Gobierno aragonés, cerca de 2.000 personas han solicitado información sobre las subvenciones. Ya se han entregado casi 300 solicitudes de inspección y se han realizado un centenar de visitas. El Ejecutivo pretende acelerar los expedientes a partir de ahora con la contratación de varios equipos técnicos creados para relanzar el plan.

Precisamente el lunes se incorporarán diez trabajadores sociales, seis arquitectos o arquitectos técnicos y cuatro administrativos que trabajarán en cuatro sedes centrales (Jaca, Barbastro, Alcañiz y Zaragoza), a las que se asignarán otras tantas áreas de influencia. Barbastro, por ejemplo, atenderá las subsedes de Monzón, Fraga y Binéfar. Y es que en todos los municipios beneficiados por las ayudas seguirá abierta una oficina con carácter de subsede, con un trabajador social.

Las ventanillas que gestionan las Áreas de Rehabilitación están financiadas por el Ministerio de Vivienda, el Gobierno de Aragón y los Ayuntamientos, con un coste cercano a los 2,8 millones de euros. El plan prevé llegar a unas 2.600 viviendas en Aragón hasta el año 2011, con una inversión final de 129 millones de euros. El dinero servirá para costear la rehabilitación de viviendas privadas y también de obras de urbanización en vías púbicas.

Los planes en marcha en estos momentos son los de Huesca (302 viviendas a reformar en cuatro años); Teruel (302) y Zaragoza (1055). Las ayudas pueden alcanzar hasta el 55% del importe de la rehabilitación realizada por el propietario. Además, hay diez poblaciones de más de 8.000 habitantes que se han incorporado a este programa, sumando alrededor de 1.000 viviendas.

Monzón abre mañana

Una de ellas es Monzón. La oficina creada para atender a los vecinos se abrirá definitivamente mañana, lunes. El servicio será prestado por una trabajadora social, que estará al frente de la oficina, y por un equipo técnico compuesto por un arquitecto y un arquitecto técnico, que se desplazarán a la ciudad dos días por semana.

Etiquetas