Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Los vecinos del Perpetuo Socorro, en lucha para conseguir el centro de salud

Denuncian que el Ministerio del Interior especule con unos terrenos que recibió gratis y piden al Ayuntamiento que presione para que se desarrolle el proyecto inmobiliario.

El barrio del Perpetuo Socorro se ha puesto en pie de guerra para luchar por el nuevo centro de salud. Al grito de "¡Luchemos por nuestra salud!" los vecinos anuncian, en una declaración de intenciones pública, que están decididos a "tirar adelante" para lograr su propósito y como primera medida aseguran que van a recurrir al Justicia de Aragón.

La junta directiva de la asociación de vecinos, en una reciente reunión, analizó la situación creada tras la decisión del Ministerio del Interior de no bajar el precio del solar de la vieja cárcel y convocar una nueva subasta, frenando así la construcción de un nuevo edificio en cuyos bajos estaba previsto instalar un moderno y más amplio centro de salud. De un plumazo, Interior daba al traste con las expectativas de desarrollo futuro de este populoso barrio. En los 7.800 metros cuadrados que ocupaba la antigua prisión en el paseo de Ramón y Cajal, se contemplaba la construcción de 140 viviendas de precio libre y alrededor de 3.000 metros cuadrados de bajos que pasarían a ser propiedad municipal. En esta superficie, además del centro de salud, el ayuntamiento iba a dotar de sede a algunas asociaciones.

Los vecinos ven ahora con mucha inquietud que todos estos proyectos se retrasan indefinidamente. "El primer centro de salud se creó en nuestro barrio por la presión que hicieron los vecinos en 1976 y que costó hasta la detención de algunos. Luego luchamos para que desapareciera la cárcel. Seis años después la derribaron y se prometieron nuevas viviendas y centro de salud, pero ahora está todo condicionado por el precio que el Ministerio del Interior pone a unos terrenos que en su día le regaló el ayuntamiento", se lamentaba Rosana Alagón, presidenta de la Asociación de Vecinos.

En el barrio piensan que están en un momento decisivo, "queremos saber si las autoridades están jugando con nosotros y les vamos a pedir explicaciones". Alagón dijo que esta semana van a dirigirse al ayuntamiento "para que nos diga claramente qué tipo de presiones piensa ejercer ante el ministerio; y al Salud para que aclare qué va a pasar con el centro de salud, ya que tienen la obligación de velar por que las instalaciones sanitarias estén en condiciones".

Pero la asociación no se queda aquí. También quiere dirigirse al Gobierno de Aragón y a los diputados y senadores de la provincia para que "atiendan las peticiones de sus votantes y "presionen ante el Ministerio de Interior para que se desarrolle el proyecto de edificio y el consiguiente centro de salud".

La asociación de vecinos critica duramente que Interior esté especulando "con un terreno que recibió gratis" y como consecuencia de ello esté impidiendo la construcción del centro médico y por tanto que los usuarios del mismo reciban una mejor asistencia. "Somos un barrio obrero y ahora con inmigrantes, pero somos personas y tenemos los mismos derechos y la misma dignidad que los demás", dicen.

El vallado del solar

De momento, el solar de la vieja cárcel está vacío y apenas se ve pasear por él a alguna persona con su perro. La asociación teme que con el paso del tiempo se convierta en un cado de porquería. Además preocupa mucho que los niños puedan hacerse daño con los ladrillos y piedras que hay, "por eso pedimos que, con urgencia, ejecuten el vallado al que se comprometieron", apunta Rosana Alagón.

Aunque los vecinos de este barrio se quieren centrar ahora en este asunto, también reclaman otros que están pendientes. Entre ellos el alumbrado, sobre todo en la calle de Gibraltar, que es la zona donde mas urge. "Por la noche da miedo transitar por allí". La presidenta recuerda que en una reunión mantenida con el alcalde se expuso esta necesidad. "Tomó nota, pero luego no ha hecho nada". Recordó que el proyecto de mejora de este alumbrado lleva cinco años pendiente.

Etiquetas