Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Ana Alós: "Debido a su carácter, el alcalde gobierna de una forma muy personalista"

La número dos del Partido Popular en la lista de las últimas elecciones municipales en Huesca ha asumido el cargo de portavoz tras la marcha de Roberto Bermúdez de Castro al Senado. La concejal considera que está preparada y que el PP ganará la alcaldía en 2011

Ana Alós se ha estrenado como portavoz del grupo del PP en el Ayuntamiento de Huesca, mayoritario en la oposición, tras la renuncia al acta de concejal de Roberto Bermúdez de Castro después de ser elegido senador.

¿Asume la portavocía por imposición del partido o porque ha llegado su momento político?

En principio, porque mi partido me lo ha planteado. Creo que después de cinco años de trabajo (cuando empecé no tenía experiencia política alguna) he aprendido muchísimo de la política y del mundo municipal y creo que ha llegado mi momento para desarrollar en el ayuntamiento un trabajo que posibilite que el PP pueda ganar las elecciones y gobernar en Huesca.

Usted es, desde el mandato pasado, portavoz del PP en la Comarca de la Hoya. ¿Hay diferencia entre una corporación y otra a la hora del debate?

Creo que hasta ahora las comarcas no se ven como órganos de debate político sino como órganos de gestión de servicios a los ciudadanos. Salvo en casos concretos, el debate no se da tanto. Ser portavoz en la comarca durante estos cinco años me ha servido para tener una visión más amplia del ámbito local y municipal.

¿Compaginará ambos cargos?

A medio plazo, mi intención es dejar la portavocía de la comarca, como hice con la Diputación Provincial, porque quiero dedicarme en exclusiva al ayuntamiento, donde nos espera un trabajo laborioso. Hay que hacer la labor de control al equipo de gobierno en defensa de los intereses de los ciudadanos y estos nos tienen que ver como alternativa de gobierno para el 2011. Y para eso hay que trabajar durante estos tres años en la calle, con los colectivos, recogiendo las necesidades y expectativas. Será un trabajo denso dentro y fuera del ayuntamiento.

Estaba en el grupo municipal en el mandato en el que el PSOE gobernó con mayoría absoluta. Ahora, desde fuera, parece que hay talante. ¿Y desde dentro?

Hay de todo. Nosotros, para hacer nuestro trabajo, lo que necesitamos fundamentalmente es información y en la legislatura anterior esta fue muy escasa. En muchas ocasiones se nos impidió el derecho a ella, se actuó de forma prepotente, fundamentalmente por el carácter del alcalde, que gobierna de forma muy personalista. En este mandato tenemos más facilidad a la hora de disponer de información para poder trabajar; se nos está dando oportunidad de presentar propuestas, que unas veces se admiten y otras no, pero que al menos se pueden debatir, algo que antes era prácticamente imposible. Eso sí ha cambiado. Luego, hay algunos que tienen más talante y otros que tienen menos.

Fruto de este talante pudo ser la invitación al PP por parte del equipo de gobierno PSOE-PAR a la reunión con el empresario Porta que fue definitiva para la firma del convenio de harineras...

Nuestro grupo estaba decidido a que el convenio saliera adelante porque no podía pasar ni un día más sin hacer lo posible para que las harineras salieran de la ciudad. Entendíamos que el último convenio planteado antes de las elecciones municipales (300 VPO) había sido un poco un brindis al sol y todos éramos conscientes de que era muy difícil de cumplir. Nos pusimos a disposición del equipo de gobierno para trabajar y planteamos nuestros requisitos mínimos, que eran el convenio tal y como se ha firmado. Creo que el equipo de gobierno vio que estando junto al PP era más fácil y se vieron obligados a contar con nosotros hasta el final. En aquella reunión nos pareció lamentable que el concejal de Urbanismo, alcalde de esta ciudad, no acudiera y delegara en los demás esa responsabilidad.

Ahora que harineras está prácticamente resuelto, ¿cuál debe ser la prioridad del ayuntamiento?

Cada vez que visito una ciudad vuelvo a Huesca con la misma sensación y es que todas han recuperado sus centros históricos, los han convertido en centros de vida. Huesca debe intentar dar un vuelco al casco histórico y para eso es fundamental la peatonalización, por lo que nos parece lamentable que llevemos no sé cuantos años planteando dónde hacer un parquin. Y seguimos apostando por el desarrollo industrial. Tenemos una plataforma logística en la que aún no sabemos que empresas se van a ubicar… El objetivo final es que Huesca crezca, pero el problema es que se han perdido años muy importantes, de bonanza económica, sobre todo en la construcción, que han supuesto ingresos con los que se podía haber dado una vuelta al centro. Ahora afrontamos una etapa en la que se percibirán menos ingresos, por la crisis y por la carga del Palacio de Congresos, lo que supondrá que el resto de proyectos tendrá un parón importante.

¿Qué acontecimientos jalonan sus cinco años como concejal? ¿Cuál ha sido su experiencia?

Comparto con mi compañero Roberto como momentos muy malos la explosión de Harinas Porta y el accidente de la Manhattan. Los momentos buenos pasan desapercibidos, aunque la verdad no hay nada extraordinario que recordar. Y he aprendido que los políticos no podemos centrarnos en la burbuja que supone el día a día del ayuntamiento, no nos podemos alejar de lo que los ciudadanos viven cada día. He aprendido a debatir, a asumir que los puntos de vista distintos te enriquecen porque en la política municipal hay muchas cosas en las que los grupos estamos de acuerdo.

Y de su antecesor, ¿que ha aprendido?

Muchas cosas. De lo que es política, hasta ahora prácticamente todo. He aprendido a afrontar los debates con la solvencia que él siempre ha tenido, que en los momentos en que hay que hacer oposición hay que hacerla, pero que también hay temas en los que hay que trabajar conjuntamente. Y he aprendido algo que me ha parecido un gesto muy importante, que tiene que ser ejemplo para muchos, que ha sabido dar un paso atrás con la seguridad del trabajo bien hecho y que, llegado el momento, está bien dar cabida a otras personas.

No le preguntaré si se ve como alcaldesa de Huesca en 2011, pero sí por sus aspiraciones políticas. Esta portavocía, ¿es una meta o un punto de partida?

Cuando Roberto me planteó entrar en el grupo en 2003 era un momento muy duro. Se había producido el atentado del 11-M, un hecho que me marcó políticamente y que me resultó complicado asumir desde un cargo institucional. Reconozco que estos cinco años no han sido fáciles para el PP, han sido años en los que se han perdido elecciones (por eso estoy convencida de que 2011 va a ser el año del PP en Huesca). Bien, entonces no tenía como meta ser portavoz, ni candidata, solo trabajar por Huesca y llevar a cabo un proyecto de ciudad que tengo claro en mi mente. Hoy no pienso en ser la próxima candidata, tampoco lo desestimo porque es decisión del partido, pero sí creo que la portavocía es un punto de partida y que tengo por delante tres años para desempeñar el cargo con solvencia suficiente para no defraudar la confianza en mí depositada.

Etiquetas