Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Condenan al Ayuntamiento a pagar el 50% de los daños de un accidente

El coche se empotró contra un bloque de piedra colocado para impedir que los camiones estacionaran en el aparcamiento del campin. Según el juez, hubo "concurrencia de culpas".

El Ayuntamiento de Huesca ha sido condenado a pagar el 50% de los daños sufridos por un vehículo que chocó contra un bloque de piedra colocado en uno de los accesos al aparcamiento del campin San Jorge con el fin de evitar que los camiones pudieran estacionar en esta explanada. El titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo considera que existe una "concurrencia de culpas" ya que aunque el consistorio oscense incumplió su obligación de mantener la vía en buen estado, la conductora del vehículo tampoco guardó la precaución necesaria, por lo que debe asumir el otro 50% de los daños. En total, al coste de la reparación ascendió a 4.549,41 euros.

Los hechos se remontan al 13 de octubre de 2006. El turismo circulaba, a las 13.45, por el camino que pasa junto al campin San Jorge y decidió cruzar la zona asfaltada destinada a aparcamientos con la intención de incorporarse a la calle de Ingeniero Susín. En ese momento, se topó con un bloque de piedra situado en mitad del camino y oculto por unas obras, empotrándose contra él. Además, se dio la circunstancia de que en ese momento había una sombra que le hacía "invisible" ante cualquier vehículo.

El letrado de la conductora esgrimió en su demanda que no existía ninguna señalización que alertara de su presencia, ni cartel de obras, ni ningún signo luminoso "que permitiera al conductos presumir siquiera la presencia del obstáculo en la vía". A su juicio, el Ayuntamiento fue responsable de "omisión culposa" ya que está obligado a conservar las vías públicas urbanas para su uso normal pero no adoptó las medidas suficientes para evitar que se produjeran estos daños.

"Debería haber parado"

Por su parte, el letrado del consistorio oscense presentó un informe de las brigadas municipales en el que se indicaba que la colocación de los bloques de piedra fue realizada por orden de Alcaldía con el objetivo de evitar el estacionamiento de camiones en esta zona frente al campin. Además, alegó que la conductora no tomó adecuadamente la salida o circulaba demasiado escorada a la derecha y añadió que al ver las sombras, debió acomodar su conducción a la visibilidad y que, por tanto, "debería haber parado hasta acomodar su visión a lo que tenía en frente", tal y como establece la Ley de Tráfico.

Por todo ello, el letrado del Ayuntamiento de Huesca pidió que se desestimara la demanda al entender que la responsabilidad absoluta de los hechos recaía en la conductora, "que circulaba por donde no debía y no paró".

En el fallo, el juez entiende que la responsabilidad debe ser compartida entre el consistorio, por no señalizar suficientemente los bloques de piedra "especialmente teniendo en cuenta que se proyectaba sobre ellos una sombra que impedía su visibilidad", y la conductora, "que debió adoptar las precauciones necesarias para distinguir lo que era propiamente la calzada y el camino de la zona de aparcamiento".

Etiquetas