Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Una mujer denuncia a su novio por malos tratos y luego le quema el piso

El incendio, que se saldó sin daños personales, obligó a desalojar a una familia que reside en el piso inferior. La Policía espera el informe de los bomberos para determinar la causa.

La Policía Nacional detuvo ayer a una mujer de 26 años como presunta autora del incendio que calcinó al mediodía la vivienda que compartía con su pareja, un hombre de 27 años, al que había denunciado pocas horas antes por un presunto delito de malos tratos, por lo que también fue arrestado. La Policía Judicial espera recibir el informe de los bomberos de Huesca para determinar la causa exacta del fuego.

Fuentes del caso explicaron que la mujer se personó por la mañana en comisaría para presentar una denuncia contra su compañero sentimental por malos tratos psíquicos y lesiones leves. La Policía Nacional emprendió entonces la búsqueda de su pareja para proceder a su detención, aunque al mediodía todavía no habían logrado localizarle.

Las alarmas saltaron cuando a las 14.00, la comisaría recibió una llamada alertando de un incendio en el nº 19 de la calle de San Jorge ya que la dirección coincidía con las señas de contacto que había facilitado la víctima, por lo que inmediatamente se desplazaron al lugar varias patrullas.

También acudió una dotación del Parque de Bomberos con seis efectivos y varios vehículos, entre ellos la autoescala ya que el fuego afectó también a la cubierta del edificio, de tres plantas. Al llegar, la Policía Local ya había desalojado a los únicos inquilinos que había en el edificio, una familia de cuatro miembros que residía en la segunda planta. Y es que el piso de la primera planta está deshabitado. El olor a humo llegó a varios edificios colindantes pero no fueron desalojados.

Las espectaculares llamas que salían de las dos ventanas de la vivienda atrajeron a muchos curiosos a esta zona, conocida popularmente como Barrionuevo, que siguieron atentamente el trabajo de los bomberos. Los efectivos, provistos de equipos de respiración autónoma, accedieron al interior del edificio y subieron hasta la vivienda para cerciorarse de que no había nadie dentro, algo que lograron verificar no sin problemas debido al intenso humo.

Tras apagar el incendio en el interior del piso, desplegaron la autoescala para sofocar las llamas que habían afectado a la cubierta y que hizo necesario retirar algunas tejas. La operación se prolongó algo menos de una hora.

Fuentes de los equipos de emergencia indicaron que el foco del incendio pudo estar en la cocina de la vivienda. "Los vecinos escucharon una deflagración que muy posiblemente pudo producirse en esa parte de la casa, pasando de allí al resto de las habitaciones, donde había mucha ropa guardada y ha sido lo que ha ocasionado tanta cantidad de fuego", relataron. Entre los efectos rescatados de las llamas había dos bombonas de butano, que afortunadamente no llegaron a estallar.

Pedro Amaya, uno de los vecinos desalojados, explicó que "estábamos comiendo cuando la vecina de al lado ha avisado a la Policía y ellos a nosotros de que el piso de arriba se estaba quemando y hemos tenido que bajar corriendo a la calle". Un asistente social les ayudó a reubicarse en el piso de unos familiares.

Durante las labores de extinción del fuego, el compañero sentimental de la mujer se presentó en el lugar y fue detenido inmediatamente por la Policía Nacional. Ya en comisaría, negó cualquier responsabilidad con el incendio, según fuentes policiales.

Las primeras investigaciones apuntan a que la mujer pudo ser la autora del incendio en represalia por los malos tratos sufridos ya que la vivienda es propiedad de su pareja. Pocas horas antes del suceso, la habían visto con unas maletas con la intención, al parecer, de irse de la ciudad.

Etiquetas