Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Cultura admite la paralización del gran proyecto museístico de la Osca romana

El Gobierno de Aragón reconoce el retraso en la licitación del centro expositivo del solar del Círculo Católico.

La sociedad Suelo y Vivienda de Aragón todavía no ha contratado las obras para hacer visitables las ruinas romanas del Círculo Católico de Huesca, ni tiene fecha para ello. El Gobierno de Aragón, a través de una respuesta parlamentaria, ha confirmado que el proyecto para construir en ese yacimiento un espacio expositivo sobre la Osca romana está paralizado, lo que supone el incumplimiento de la promesa realizada en abril de 2007, un mes antes de las elecciones municipales y autonómicas, cuando se anunció que en un año las ruinas estarían abiertas al público.

Ana Grande, diputada del Partido Popular en las Cortes de Aragón, formuló una batería de preguntas pidiendo explicaciones sobre la demora de este espacio museístico. En su respuesta, el Gobierno de Aragón admite que los trabajos "están pendientes de licitación y adjudicación". Las gestiones corren por cuenta de Suelo y Vivienda, añade, asegurando que procederá a adjudicar el proyecto y las obras "en cuanto su programación y presupuesto lo aconsejen".

De esta forma, el Ejecutivo autonómico reconoce el retraso en el ambicioso plan para dar a conocer los restos arqueológicos y para crear el Museo de la Osca romana, tal y como lo bautizó el alcalde, principal impulsor de la iniciativa. La respuesta parlamentaria confirma la información publicada hace una semana por este periódico, después de constatar fotográficamente que en el último año no se había intervenido en el yacimiento.

Los restos más importantes

El proyecto consistía en adecuar las ruinas aparecidas durante la construcción de los tres bloques de pisos de protección oficial del Círculo Católico. Los expertos las consideran como las más importantes de la época romana descubiertas en la ciudad junto al teatro aparecido en la calle de Canellas. Además de su exhibición -un acceso desde la calle permitiría llegar hasta el sótano, donde se ubica el yacimiento- habría un espacio expositivo para mostrar al público cómo era la vida en la Huesca romana.

La respuesta del Gobierno la firmó el 9 de abril Eva Almunia. La hoy ex consejera de Educación y Cultura señala que los restos fueron "documentados exhaustivamente y conservados adecuadamente a lo largo de las obras de construcción". Una vez finalizadas las 50 viviendas de protección, la entidad promotora, la sociedad pública Suelo y Vivienda de Aragón, asumió su musealización, "con el fin de incrementar el conocimiento y difusión de la etapa romana de Huesca", aunque en el proyecto, añade, colaboran el departamento de Educación y Cultura y el Ayuntamiento de Huesca. Almunia asegura asimismo en la respuesta parlamentaria que se han acometido las obras necesarias "para garantizar la conservación". El plan tiene un presupuesto de 1,5 millones de euros, que se sumarían a los 531.000 euros invertidos en la fase previa de excavación arqueológica.

"Engaño a los oscenses"

El PP ha anunciado nuevas iniciativas para obligar al Gobierno a cumplir su promesa. La diputada Ana Grande denuncia que el Ejecutivo autonómico, "no sé si con la anuencia del Ayuntamiento", engañó a los oscenses prometiendo en vísperas de las elecciones municipales y autonómicas la ejecución de un proyecto que ahora se demuestra que está paralizado. "Ha transcurrido el tiempo suficiente para poder cumplir con lo que se dijo", ha declarado.

Por su parte, el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, declinó cualquier responsabilidad del Ayuntamiento en este asunto. "Es el Gobierno de Aragón el que tiene que dinamizar esta cuestión", dijo, al tratarse de patrimonio arqueológico. "Le corresponde al Gobierno tomar la iniciativa, pero nosotros hemos ofrecido nuestra ayuda porque estamos muy interesados en que se desarrolle", añadió. Elboj destacó la importancia histórica del yacimiento, "de lo mejor que hay en Aragón" y su papel como "uno de los grandes atractivos de la ciudad y como dinamizador del casco", aunque admite ahora que "llamarlo museo podría conllevar darle una trascendencia que podría ser excesiva.

Etiquetas