Despliega el menú
Huesca

HUESCA

El parque de Miguel Servet se queda otro año sin inversiones para su reforma

El plan director se aprobó hace doce meses, pero el Ayuntamiento de Huesca no tiene previsto iniciar en 2008 las mejoras propuestas para frenar el deterioro de la zona verde.

Un año después de su aprobación, el plan director del parque de Miguel Servet sigue siendo un documento de intenciones, ya que el Ayuntamiento de Huesca no ha acometido ninguna de las acciones recomendadas en el estudio. El presupuesto municipal de 2008 no contempla inversiones para la mejora de la principal zona verde de la ciudad, afectada en los últimos años por una ausencia de intervenciones que está acelerando su deterioro.

El plan director, aprobado el 17 de abril de 2007, recomendaba una serie de acciones tanto en el paisaje como en los sistemas de riego o el mobiliario, ninguna de las cuales se ha llevado aún a la práctica. El estudio incluía un diagnóstico en el que los expertos contratados por el Ayuntamiento alertaban de la sobreexplotación y el "progresivo deterioro" de algunas de las partes que conforman el jardín histórico de principios del siglo XX. Advertencias fundamentadas en el profundo estudio realizado por la empresa Matèria Verda, que trabajó durante meses analizando los suelos, el agua y la vegetación, con un equipo formado por tres arquitectos, un paisajista, un naturalista, un perito agrícola, un edafólogo y un arboricultor. De hecho, el estudio recibió un premio nacional de la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos. Además, informes anteriores del área de Medio Ambiente ya venían constatando desde el año 2000 que la zona verde está "en serio peligro" y necesita "profundas mejoras".

El Ayuntamiento asegura que el plan "no está olvidado en un cajón" y confía en que en este mandato esté "avanzado", aunque reconoce que este año no hay previstas obras. El concejal de Medio Ambiente recuerda que las acciones deben ir precedidas por la redacción de los correspondientes proyectos, y no se ha encargado ninguno. En lo primero que se quiere trabajar, añade Germán Sanromán, es en la renovación de las infraestructuras básicas, como la renovación de la red de agua, "menos espectacular que las actuaciones en superficie, pero no menos importante". En todo caso, precisó, el estudio ya está siendo utilizado como herramienta de trabajo a la hora de definir determinado tipo de plantaciones.

El plan director presupuestó las mejoras en 8,9 millones de euros. Entre las intervenciones propuestas estaba la reforma del parque bar, la apertura de las vallas para facilitar la accesibilidad, la mejora de los caminos -muy estropeados por el tránsito diario de miles de personas-, o la recuperación del paseo de Ramón Acín.

Tampoco hay fecha para actuar en el teatro griego, una obra que es anterior a la aprobación del plan director. En este caso el Ayuntamiento sí tiene un proyecto redactado, desde otoño de 2006. La licitación de la obra se anunció para principios de 2007 pero al final no se sacó a concurso ni se gastaron los 50.000 euros consignados ese año, una mínima cantidad del coste total de 855.000 euros. La reforma está paralizada y este año ni siquiera hay partida presupuestaria, lo que Sanromán justificó porque "se quiere poner en marcha el plan director de forma global".

La última gran reforma en el parque data de 2002, cuando se taló el viejo pinar y en su lugar se construyó una zona de juegos y un estanque, según un proyecto de los arquitectos paisajistas Batlle y Roig, una obra que costó 652.000 euros. En 2004 el Ayuntamiento gastó 79.463 euros en la renovación de la rosaleda.

Etiquetas