Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

"Hay que reflexionar porque las sanciones no sirven"

L.C. Zaragoza Actualizada 04/11/2008 a las 23:26
0 Comentarios

Cuando la Policía actúa y 'desmantela' un parque o una plaza en la que suele hacerse botellón el problema no desaparece, solo se disuelve en otros pequeños grupos que crecen al pie de nuevos parques y comunidades de vecinos. Y a pesar de que se han propuesto multas abultadísimas y actividades 'alternativas' para que los chavales jueguen de noche al baloncesto o se apunten a talleres de todo tipo, siguen siendo mayoría los que prefieren seguir brindando a esa misma hora en la calle, a la luz de farolas. El fenómeno, lejos de desaparecer, va a más.

El aragonés Artemio Baigorri es sociólogo de la Universidad de Extremadura y uno de los creadores de una estrategia en esta comunidad sobre el botellón. Esta línea de actuación, muy alejada de las multas y la demagogia, está dando sus frutos y ha logrado reducir los conflictos y problemas sociales de estas reuniones de jóvenes en la calle. Una de sus claves, según el propio Baigorri, ha sido empezar por admitir que el botellón es una realidad y que no va a desaparecer, sobre todo, si se sigue aplicando una vía represiva.

En Extremadura, se emprendió en 2001 un estudio de urgencia sobre el botellón. "Comenzaba a haber conflictos en las zonas vecinales y en las de bares y se vio que asuntos tan vitales como el acceso al alcohol por parte de los menores de edad se estaba descontrolando", recuerda este sociólogo.

Fue entonces cuando empezó a gestarse el 'Programa Futuro', que propuso una reflexión profunda en la que, entre otras cosas, más de cien funcionarios sanitarios y de otras áreas visitaron centros educativos durante todo un año. Allí se celebraron debates y se recogieron diferentes opiniones. Además, se pasaron 25.000 cuestionarios a familias.

Concluida esta fase, se impulsaron tres vías de actuación: una legislativa, que acabó consolidándose en la Ley de la Convivencia y el Ocio, otra enfocada hacia las posibles alternativas, pero para los jóvenes que no desean hacer botellón, y otras de control policial, imprescindible sobre todo para impedir el consumo por parte de menores de edad.

Hoy en día, los conflictos generados por el botellón en las grandes ciudades extremeñas son prácticamente inexistentes. Tanto en esta comunidad como en Andalucía se han creado zonas exclusivas para reunirse a beber en la calle que están alejadas de las zonas residenciales, con lo que ya no hay vecinos afectados. Y, por supuesto, si la Policía encuentra en ellas a menores las penas son abultadas, incluso más que antes.

Este sociólogo invita a apostar por la reflexión, no por la represión. "Existe el fenómeno de las terrazas, de los bares y otros muchos. Todos se han regulado y eso es lo que hay que hacer con el botellón. Las sanciones no sirven. La persecución de esta práctica la convierte en más atractiva todavía para los jóvenes", insiste.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo