Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD

Hasta 3 meses de demora en endocrinos privados por el aumento de la demanda

La llegada del verano y la reorganización de asegurados en Muface han motivado el colapso de algunos médicos.

El sobrepeso es la pandemia del siglo XXI. Se calcula que, aproximadamente, unos 20.000 aragoneses son obesos. Una realidad social que ha motivado que cada vez sean más las personas que intentan reducir su masa corporal y acuden a especialistas para hacerlo, sobre todo, ante la inminente llegada del verano. Así, la 'operación biquini' y la obligada reorganización de pacientes a principios de año adscritos a Muface -Mutualidad General de funcionarios Civiles del Estado- han ocasionado cierto "colapso" en algunas consultas de endocrinos privados. Algunos incluso dan cita con una demora de hasta tres meses.

"El año pasado en estas mismas fechas se podía estar dando consulta en un mes. La verdad es que estamos en una etapa rara y difícil", explicó el presidente de la Sociedad Aragonesa de Endocrinología, Vicente Blay. La explicación de este colapso: un cúmulo de circunstancias.

Según explicó, en los últimos años se ha producido un incremento importante de personas obesas y con patologías relacionadas (como diabetes o trastornos del metabolismo), sin que esto se haya traducido en un aumento proporcional del número de endocrinos (en la privada se calcula que hay una quincena). "Estamos hablando de un número casi similar al de hace años. Además, tampoco han cambiado los baremos con los que trabajamos con las aseguradoras a pesar de que atendemos a más pacientes", concretó el representante de la entidad.

Este aumento de la demanda se unió a principios de año con la salida de Muface de algunas compañías aseguradoras, Caser y Mapfre, lo que originó una reorganización de pacientes, que ha trastocado las agendas de muchos endocrinos. "Hemos tenido que atender a gente nueva", señaló. Y añadió: "Y todavía ha empeorado más con la llamada 'operación biquini'".

Sin embargo, Blay hizo hincapié en que los especialistas atienden "todo lo urgente" de inmediato y las demoras se producen en consultas más rutinarias. Por ello, aconsejó a las personas con casos más sencillos o que simplemente quieran bajar cuatro o cinco kilos a que acudan directamente a los centros de salud de Atención Primaria. "Hay personas cuyo seguimiento lo pueden hacer los médicos del centro de salud sin problemas", precisó Blay.

Demora también en la pública

Aunque es la sanidad privada donde las esperas se han disparado en los últimos meses, las consultas de endocrinología en la sanidad pública también han notado un incremento de demanda en los últimos años. Algunos especialistas consultados reconocen que han surgido problemas sobre todo en la margen izquierda de la capital aragonesa, ya que el incremento de población en esta zona no ha ido acompañado con el número de endocrinos en servicio.

Según pudo saber este periódico, la demora medida se puede situar en dos meses para una primera consulta, aunque para revisiones normales las citas pueden alargarse hasta los diez meses. De hecho, algunos pacientes criticaron que en algunos momentos las esperas se hayan prolongado hasta año y medio.

Etiquetas