Aragón
Suscríbete

EN PRIMERA PERSONA

"Fuera me ofrecían el contrato fijo al que aquí no podía acceder"

Se marchó a trabajar a Bélgica para mejorar su situación laboral y seguir creciendo en otros campos, como el de los idiomas.

Ruth del Río, que trabaja en Gante, durante una reciente visita a Zaragoza.
"Fuera me ofrecían el contrato fijo al que aquí no podía acceder"
ESTHER CASAS

Preparada, con estudios, excelente dominio del inglés y con experiencia profesional. Ruth del Río contaba con todos los puntos para conseguir un contrato indefinido y adecuado a su nivel profesional, pero hace unos meses tuvo que salir de Aragón para conseguirlo. Desde enero de este año trabaja en Gante (Bélgica) y, de momento, no tiene expectativas de volver.

Ruth tiene 30 años y estudió Dirección y Administración de Empresas. Pronto consiguió un contrato indefinido en una empresa, pero ubicada en Mequinenza. "Cuando pasaron los años quise volver a Zaragoza y cambié de empresa, pero a cambio solo pude acceder a un contrato temporal. Mientras, empezó la crisis y se hizo cada vez más difícil encontrar trabajo o mejorar las condiciones", explica.

Sin embargo, la empresa para la que trabaja -que pertenece al sector del metal- valoraba sus habilidades y le ofreció una oportunidad. "Había un puesto en Bélgica. Si lo cogía, por fin accedería a un contrato fijo y las condiciones eran mucho mejores. Fuera me ofrecían algo a lo que aquí no podía acceder. Ahora estoy encantada", reconoce.

Las redes sociales y las buenas conexiones le hacen más llevadera la distancia con su familia en Zaragoza. "Casi me cuesta menos tiempo llegar a Gante que irme de vacaciones a la Costa Dorada", asegura. En su caso, un vuelo de Rynair la lleva hasta el aeropuerto de Charleroi en una hora y 40 minutos, y luego solo le queda recorrer otra hora en coche para llegar a casa. "Si lo saco con tiempo, la ida y la vuelta me salen por 20 euros. No está nada mal".

Etiquetas