Despliega el menú
Aragón

CRISIS EN EL PAR

Ferrer replica a Boné que “no es hora de desafíos sino de oír todas las opiniones”

El alcalde de Teruel reclama medidas para afrontar la ¿preocupante¿ situacion del PAR

El alcalde de Teruel, el aragonesista Miguel Ferrer, manifestó ayer su total discrepancia respecto a las declaraciones del secretario general del PAR, Alfredo Boné, en las que instaba a las voces críticas del partido a presentar una alternativa a la actual dirección. Ferrer no se anduvo con rodeos al afirmar: “No me gustaron nada las declaraciones de Boné”. A juicio del alcalde, no es momento de lanzar “desafíos” a los sectores discrepantes sino de “abrir un debate en el que todas las opiniones de los militantes que tengan algo que decir puedan manifestarse. Todas –recalcó-, no las de unos cuantos solamente”.

El alcalde afirmó que las recientes críticas de militantes históricos a los derroteros que ha tomado el PAR “son tan válidas como las de cualquier otro afiliado”. Miguel Ferrer instó al presidente del PAR, José Ángel Biel, que “es quien tiene toda la autoridad” en el partido, a tomar las riendas de la situación, que consideró “preocupante” a raíz de casos como los de La Muela o Asael. Ferrer le recordó a Alfredo Boné, con el que ya protagonizó un sonado enfrentamiento, que Biel es el máximo responsable del partido “y los demás somos solo peones, más o menos cualificados, pero peones”.

Miguel Ferrer dijo que el Partido Aragonés debería haber abierto ya un debate interno sobre las cuestiones que afectan a su imagen, y manifestó que la situación “no se resuelve con congresos extraordinarios ni con desafíos sino con un intercambio de ideas en profundidad en el que todas opiniones sean tenidas en cuenta”. A su juicio, en el partido “no sobra nadie” y todos los militantes tiene derecho a hacer oír su voz. Ferrer concluyó que el PAR “tiene su espacio político y su futuro, pero debe despejar cuanto antes su situación interna con debate, no con actitudes desafiantes”.

El PAR de Teruel celebró el pasado viernes una reunión del Comité Intercomarcal a la que no pudo asistir el alcalde de capital. Según indicó Miguel Ferrer, le fue imposible acudir a la reunión de la dirección provincial por celebrarse una hora antes del pregón de inicio de las fiestas patronales de la ciudad.

Los asistentes al Comité Intercomarcal reclamaron una intervención contundente de la dirección nacional del PAR, pero sobre todo de José Ángel Biel, porque, como señaló uno de los asistentes cercano a Boné, “la situación es muy delicada y aquí nadie toma medidas”. La misma fuente recordó que Biel “es la cabeza del partido y, como tal, debe decidir”.

Malestar por el mutismo de Biel

Los miembros del Comité Intercomarcal señalaron que la militancia del partido se dirige a los dirigentes en busca de respuestas a la situación del PAR. Según uno de los asistentes, existe un sentimiento generalizado de “malestar y preocupación” como consecuencia de casos de corrupción como los de La Muela y Asael. Frente a la necesidad de marcar criterios desde la dirección nacional, José Ángel Biel “opta por el mutismo, una estrategia que otras veces le ha dado buenos resultados”.

Uno de los asistentes al Comité, que contó con una veintena de participantes, advirtió que no es suficiente con los llamamientos a la unidad porque su reiteración “lo que indica es, precisamente, que impera la desunión”.


Etiquetas