Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EXPO 2008

Expoagua crea un comité para liquidar la factura de todos los edificios menos dos

A final de agosto estarán encima de la mesa las propuestas de certificación. Solo el Acuario y la Torre del Agua están tasados

Expoagua ha creado un comité de liquidación integrado por doce personas para saber finalmente el coste real que tendrá cada uno de los edificios de la muestra. Por el momento solo está cerrado el capítulo económico de la Torre del Agua, que costará aproximadadamente 42 millones de euros, y del acuario fluvial, presupuestado en 21 millones y que se ha ejecutado por la misma cantidad. Eso sin contar el pabellón de España, que no ejecuta la Expo sino la SEEI o Sociedad Estatal de Exposiciones Internacionales.

El que más problemas presentará a la hora de cerrar la factura será el Pabellón Puente, que alcanza ya los 70 millones de inversión, por todos los contratiempos, incluidas las riadas, que ha sufrido en su proceso constructivo y las modificaciones estructurales que ha habido que incorporarle sobre la marcha para poder llevarlo del plano a la realidad. La constructora pide una cantidad superior a los 80 millones. Asimismo, el Palacio de Congresos, cuya construcción estaba en 42 millones y el equipamiento en 10, y que actualmente ronda ya los 60 millones, según fuentes de Expoagua, será otro de los que más cueste liquidar. También están pendientes de cerrar el pabellón de Aragón, que se ha disparado un 20% sobre lo previsto; cuatro plazas temáticas del frente fluvial; y el edificio más caro y más grande de la muestra, el de los países participantes, que se construyó en seis fases y en una de ellas tuvo un incremento del 40%.

Según fuentes de Expoagua es más que probable que la mayor parte de los contratos sufran desviaciones aunque no de grandes cantidades ya que se han troceado mucho en su construcción y ha habido que introducir numerosas modificaciones y todo eso al final computa. La premura de los plazos también ha condicionado enormemente la ejecución y ahora las contratistas pasan factura. En el caso del Pabellón Puente, según el arquitecto Francisco Mangado, "estaba cantado que habría sobrecoste porque el proyecto no estaba del todo definido, por los plazos y porque se ha hecho in extremis". Además, añadió "las empresas constructoras aprovechan las circunstancias excepcionales de una Expo para sacar condiciones económicas ventajosas".

Por el momento, Expoagua prefiere reservar sus cifras durante la negociación y si al final no se alcanza un acuerdo con las contratistas, acudirá al tribunal de arbitraje para resolver las disputas de forma más rápida que a través de la justicia ordinaria, ya que el "laude arbitral" es vinculante.

Aunque el área de Construcción de Expoagua prefirió guardar silencio, el director de recursos humanos de la Expo, José Luis Murillo, reconoció que se podría producir un incremento puntual en el coste de alguna obra. Precisó que algunas obras "irán para arriba" en el coste final y "otras para abajo", pero insistió en que la sociedad estatal no espera un desfase en el conjunto del presupuesto inicial, que asciende a 700 millones de euros.

El presidente de Expoagua, Roque Gistau, explicó que desde final de agosto, cuando le lleguen las certificaciones, hasta noviembre harán falta dos meses más para estudiarlo todo. Así que hasta final de año no se conocerá el coste total. Eso sí, insistió, "las obras no se va a ir de los 700 millones".

Etiquetas