Aragón
Suscríbete

NUEVA NORMATIVA EN LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA

Examen común para los estudiantes de una misma asignatura

La Universidad de Zaragoza estrena este curso 2011/2012 un nuevo reglamento que contempla la compensación curricular, la configuración de los tribunales de evaluación y los exámenes comunes por asignatura, entre otras medidas.

Edificio Paraninfo, perteneciente de la Universidad de Zaragoza.
Cursos de ciencia para el verano
H.A.

Tras más de 15 años con la antigua normativa, la Universidad de Zaragoza (UZ) estrenará el próximo 19 de septiembre el nuevo reglamento aprobado por unanimidad el pasado mes de diciembre. "En los últimos años la educación, la sociedad y la Universidad han cambiado", por ejemplo, con la implantación de las nuevas titulaciones o la participación en el Espacio Europeo de Educación Superior, por ello, estos cambios "exigían una nueva normativa", explica Fernando Zulaica, Vicerrector de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza.

El reglamento, que entrará en vigor en este curso académico 2011/2012 estipula, entre otras medidas, la creación de un examen común para todos los estudiantes de una misma asignatura marcado por cada departamento, una clara apuesta por la evaluación continua, la configuración de los tribunales de evaluación antes del comienzo de las clases o la posibilidad de la compensación curricular para obtener el título o grado universitario en caso de tener solo una asignatura pendiente de aprobar

La formalización del examen común a los alumnos de una misma materia era una propuesta que preocupaba "especialmente" en la Universidad, recuerda Zulaica. Las diferencias entre las matriculaciones de un grupo y otro que cursan la misma asignatura, los programas diferentes, la variedad de exigencia de corrección y los diversos criterios de evaluación en función de cada profesor eran "agravios comparativos" para los alumnos que se subsanarán con la nueva reglamentación.

"Los contenidos de una materia son responsabilidad del departamento que es quién aprueba el diseño, los criterios de corrección y realiza el mismo examen para todos los alumnos de una misma materia en las convocatorias oficiales", destacan desde la Universidad de Zaragoza. Esta medida supone una garantía de calidad para los estudiantes y permite la libertad de realizar pruebas de control durante el curso a los profesores apostando de manera "clara y decidida" por la evaluación continua. "Todos los criterios deben figurar en las guías docentes", indica Zulaica.

La novedad de la evaluación curricular y continua

Otra de las novedades que recoge la normativa implantada este curso académico es la compensación curricular, es decir obtener la titulación universitaria cuando el alumno tiene pendiente una sola asignatura. Este punto regula de manera oficial, en todos los centros de la Universidad de Zaragoza, el concepto de "materia compensatoria" ya que hasta la fecha cada facultad regía libremente.

"Algunos centros ya contemplaban la evaluación curricular, otros no, mientras que otros departamentos dependían de un informe del profesorado en cada caso", recalca el Vicerrector de Estudiantes de la UZ. Esta compensación curricular anticipó su implantanción el pasado curso en los exámenes oficiales de junio y de este mes de septiembre.

Fernando Zulaica destaca que la medida está teniendo una "fantástica acogida" aunque siempre hay voces discrepantes. "No se regala una asignatura", subraya el Vicerrector. Para obtener la compensatoria es necesario tener una sola una materia pendiente de aprobar y, en cualquier caso, existen unos requisitos y fórmulas especialmente relacionadas con el expediente académico, que tiene que ser "aceptable" quedando exentas de esta práctica los proyectos o trabajos de fin de carrera. "Afortunadamente las asignaturas no son compartimentos estancos porque forman parte de un tronco común", apostilla Zulaica.

Por otro lado, también se contempla la formación de los tribunales de evaluación por materias en el comienzo del curso para evitar que se "cree un traje a medida en caso" y que respondan a "criterios subjetivos", informa el Vicerrector

Castigo a los tramposos

El nuevo reglamento también recoge el protocolo de actuación en caso de 'pillar' copiando en una prueba a un estudiante. Si se realiza un "fraude irregular en un examen", automáticamente se expulsa al alumno del aula y se califica su ejercicio con un '0' perdiendo además una convocatoria, expone Zulaica. "Si el profesor considera que la falta ha sido grave redactará un informe" y se realizará una investigación pudiéndole abrir un "expediente informativo" que lleve a tomar otras medidas disciplinarias en el caso de que la práctica irregular se realice de manera repetitiva, destacan desde la UZ.

Por último, el Vicerrector de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza indica que la normativa recoge el denominado "sistema de permanencia" que estipula un máximo de 7 años para obtener el título aprobando como mínimo 18 créditos anuales (unas tres asignaturas) aunque "se vinculará con la exigencia de cada carrera y asignatura", arguye Zulaica.

Además, este "sistema de permanencia", que lleva ya en marcha unos dos años, diferencia entre estudiantes a tiempo completo y alumnos a tiempo parcial, generalmente por motivos laborales. "El objetivo de la Universidad de Zaragoza es que los estudiantes tengan una dedicación y un nivel de exigencia mínimo porque la educación superior tiene un coste muy alto", argumenta Zulaica.

Etiquetas